"Motivos personales"

Dimite el ministro de Exteriores de Ecuador

La renuncia del canciller ocurre en un momento complejo para al presidente Guillermo Lasso, contra quien el Parlamento ha iniciado un juicio político de censura bajo la acusación de malversación de fondos públicos

Dimite el ministro de Exteriores de Ecuador

Europa Press

2
Se lee en minutos
EFE

El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Juan Carlos Holguín, ha renunciado a su cargo aduciendo "motivos personales", según indicó en una carta dirigida al jefe de Estado, Guillermo Lasso.

"He ejecutado el mandato que me dio de servir al Ecuador, actuando siempre con justicia y en derecho, con el fin de salvaguardar permanentemente los altos intereses del Estado", dice en la carta colgada en su cuenta de Twitter. Añade que durante estos meses ha procurado entregar todas sus capacidades para contribuir al bien común.

"Por motivos personales, presento mi renuncia al cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana", finaliza el escrito.

En el mensaje en Twitter que acompaña a la carta añade: "Agradezco a Guillermo Lasso por jugarse por el Ecuador y darnos la oportunidad de servirlo. No ha sido fácil, pero estoy seguro que por el país y por su presidencia, que debe respetarse, esta es la decisión correcta".

Holguín ha calificado de "acertada" la designación de Gustavo Manrique, actual ministro de Ambiente, como su sucesor.

Por su parte, el gobernante ha destacado el trabajo realizado por el canciller Juan Carlos Holguín, lamentó su renuncia y precisó que el próximo lunes Manrique asumirá el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana.

Momento complejo

La renuncia del canciller -que asumió el mando el 3 de enero de 2022- ocurre en un momento complejo para Lasso, contra quien el Parlamento ha iniciado un juicio político de censura bajo la acusación de peculado (malversación de fondos públicos), pero el gobernante se ha declarado inocente.

Lasso acusa a la oposición, encabezada por el correísmo (por el expresidente Rafael Correa), de inventarse pruebas contra él para "tomar por asalto el poder y debilitar y destruir la democracia".

En un mensaje a la nación esta semana, el presidente ecuatoriano apuntó que la Corte Constitucional dejó fuera de la acusación el presunto delito de concusión por falta de pruebas y que los cargos por presunto peculado corresponden a unos contratos firmados en 2018 y renovados en 2020, antes de que él llegase a la Presidencia en mayo de 2021.

"Me acusan presuntamente de abusar de fondos públicos para beneficio propio cuando aún no era presidente de la República. ¿Qué tengo que ver con un contrato de 2018? Ni siquiera existe una investigación de la Fiscalía sobre ese tema", argumentó el mandatario.

"No he cometido delito alguno, mucho menos años antes de posesionarme (como presidente), y como no hay motivos para un juicio penal, se inventan este juicio político", añadió.

Noticias relacionadas

El jefe de Estado señaló a las mafias del narcotráfico, de los seguros de las empresas públicas, de la minería ilegal y de los negocios petroleros ilegales de haberse sumado a la política y estar detrás de este juicio político "para recuperar las prebendas ilegales que les quitamos".

Asimismo, recordó que fue elegido democráticamente por cuatro años y que "los ciclos en democracia deben cumplirse".

Temas

Ecuador