Según el Pentágono

Los ataques de represalia estadounidenses contra milicias proiraníes dejaron ocho muertos

Las operaciones se ejecutaron como respuesta al ataque con un dron que dejó un muerto y seis heridos en una base de EEUU en Siria

Soldados estadounidenses en Siria.

Soldados estadounidenses en Siria. / Europa Press/Contacto/Spc. Jensen Guillory/Planetp

Europa Press

Europa Press

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El secretario de prensa del Pentágono, Patryck S. Ryder, ha informado este jueves en una rueda de prensa que los ataques de represalia de Estados Unidos contra las milicias proiraníes en el noreste de Siria tras la muerte de un contratista se han saldado con solo ocho muertos. Según la organización del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos la cifra asciende a 19, entre ellos tres militares sirios y once sirios que trabajaban para milicias proiraníes, afines a Damasco.

Los ataques ocurrieron contra un almacén de municiones iraní en el barrio de Harabish de la ciudad de Deir Ezzor, contra posiciones en las regiones de Al Mayadin y de Al Bokamal. "Estos ataques de precisión fueron realizados para proteger y defender al personal estadounidense" ha explicado Ryder, a lo que ha añadido que "tomaremos todas las medidas necesarias para defender a nuestras tropas y nuestros intereses en el extranjero".

Estos incidentes comenzaron el jueves pasado, cuando un ataque de milicias proiraníes dejó un contratista muerto y seis heridos, identificados como cinco miembros del servicio estadounidense y otro contratista. En respuesta, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó una serie de bombardeos contra instalaciones utilizadas por "grupos afiliados" a la Guardia Revolucionaria.