Controversia en el Reino Unido

La casa real británica, tocada por un nuevo incidente racista

La madrina del príncipe Guillermo es obligada a abandonar el puesto como asistente de la reina Camila por sus comentarios

La reina consorte británica, Camila, habla con los invitados a su primera recepción. A su espalda está Ngozi Fulani, la directora del Sistah Space.

La reina consorte británica, Camila, habla con los invitados a su primera recepción. A su espalda está Ngozi Fulani, la directora del Sistah Space. / KIN CHEUNG / POOL (AFP)

3
Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

El Palacio de Buckingham vuelve verse involucrado en una acusación de racismo. El debut de la reina Camila como anfitriona de una gran recepción para destacar la importancia de la lucha contra la violencia de género ha quedado ensombrecido por los comentarios racistas a una de las invitadas realizados por la madrina del príncipe Guillermo. Susan Hussey, de 83 años, fue una de las damas de compañía más longevas y próximas a Isabel II. Tras la muerte de la soberana seguía ejerciendo funciones honorarias como asistente de Camila. En la tarde del pasado martes, entre los 350 invitados se contaban otras dos reinas, Matilde de Bélgica, Rania de Jordania, la princesa Mary de Dinamarca y la primera dama de Ucrania, Olena Zelenska. También se hallaba la británica negra Ngozi Fulani, de 61 años, directora de un centro en el barrio londinense de Hackney, Sistah Space (Espacio para Hermanas), en que se ofrece ayuda a mujeres de ascendencia africana y caribeña, afectadas por la violencia machista. 

Fulani ha contado que en la recepción Hussey se acercó a ella, le apartó el pelo que tapaba la etiqueta en el pecho con su nombre y tras leerlo le preguntó "de qué parte de África" había llegado. Una conversación que ella misma reprodujo en Twitter y que tras el tono aparentemente intrascendente y de cortesía apenas se esconde el racismo.

 - Susan Hussey: ¿De dónde eres?

- Yo (Ngozi Fulani): Sistah Space.

- No, de dónde vienes.

- Nuestra sede está en Hackney.

- No, ¿de qué parte de África vienes tú?

- No sé, no dejaron documentos registrales.

- Pero sabrás de dónde procedes. Por ejemplo, yo viví un tiempo en Francia. ¿Tú de dónde eres?

- De aquí, del Reino Unido.

- Pero, ¿cuál es tu nacionalidad?

- Nací aquí y soy británica.

- Me refiero a de dónde vienes realmente, de dónde viene tu gente.

- ¿"Mi gente", señora? ¿Eso qué quiere decir?

- Oh, ya veo que me va a ser todo un reto lograr que me digas de dónde eres. ¿Cuándo llegaste aquí por primera vez?

- ¡Señora! Soy ciudadana británica, mis padres llegaron aquí en la década de los 50, cuando...

- ¡Sabía que al final daría con ello! ¡Eres caribeña!

- No, señora. Tengo herencia africana, ascendencia caribeña y ciudadanía británica.

- Ya, pero entonces eres...

"Es un abuso"

Tras la difusión de lo ocurrido, el Palacio de Buckingham obligó a Hussey a pedir disculpas y a renunciar como asistente de Camila. El comunicado oficial tildó los comentarios de "inaceptables y profundamente lamentables". El miércoles, en declaraciones al programa Today de la BBC, Fulani calificó de "abuso" lo sucedido, algo que la edad avanzada de lady Hussey no puede justificar, como algunos están tratando de hacer. "Si invitas a alguien a un evento contra el abuso doméstico y hay gente de diferentes demografías, no veo la relevancia de si soy británica o no. Estás tratando de hacerme sentir que no soy bienvenida en mi propio espacio. Aunque no es violencia física, es un abuso", ha añadido.

Noticias relacionadas

A pesar de que el comunicado del Palacio de Buckingham indicaba que se habían puesto en contacto con Fulani "para invitarla a tratar en persona, si así lo desea, todos los elementos de su reciente experiencia", la interesada ha negado que haya sido así.

El incidente coincide y ensombrece la gira de tres días en Estados Unidos de Guillermo y Kate, dado el gran eco que la prensa americana otorga a las peripecias de la realeza británica. Lo ocurrido hace recordar las acusaciones lanzadas en marzo del 2021 de racismo institucional en el entorno de la familia real de Meghan Markle, negadas por el propio príncipe Guillermo en persona. Entonces, Buckingham anunció una investigación interna de la que nada se ha vuelto a saber. Ahora también promete investigar lo ocurrido durante la recepción de Camila.