Cumbre en Nueva York

Rusia acusa a Occidente de "histeria" ante los referendos en Ucrania y dice que "EEUU, la UE y la OTAN son parte del conflicto"

Serguéi Lavrov pronuncia un agresivo discurso contra Washington y los "subyugados" europeos

Sergéi Lavrov, durante su discurso en la cumbre de la ONU en Nueva York.

Sergéi Lavrov, durante su discurso en la cumbre de la ONU en Nueva York. / AFP

3
Se lee en minutos
El Periódico

Durante cuatro días el debate de la Asamblea General de Naciones Unidas ha sido el púlpito desde el que numerosos líderes mundiales han acusado a Rusia y a su presidente, Vladímir Putin, de estar atacando con su invasión de Ucrania no solo la soberanía e integridad de un país sino el orden mundial, o los principios y las instituciones que lo han regido desde el final de la Segunda Guerra Mundial, así como de inyectar energía a múltiples crisis que están afectando a todo el planeta. Este sábado, en cambio, con la intervención en el plenario de Serguéi Lavrov, el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa, ha llegado al cónclave de Nueva York un mensaje muy diferente: uno que acusa a Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN de tratar de destruir a Rusia e imponer otro orden.

“La rusofobia oficial de Occidente no tiene precedentes. Su alcance ahora es grotesco. No se esconden de declarar la intención de infligir no solo una derrota militar a Rusia, sino de destruirla y desintegrarla”, ha denunciado Lavrov en su intervención, en la que ha denunciado como “ilegales” las sanciones impuestas a Rusia. “Es pura y cruda dictadura, o un intento de imponerla”, ha asegurado.

El ministro de Exteriores del Kremlin, que ha seguido eludiendo usar el término “guerra” y ha seguido hablando de “operación militar especial”, ha señalado particularmente a Washington, acusándole de estar tratando de expandir la doctrina Monroe que aplicó en Latinoamérica e “intentando volver el mundo entero en su patio trasero”. “Declarándose triunfador en la Guerra Fría, Washington se erigió a sí mismo prácticamente en un enviado de Dios en la tierra, sin obligaciones pero con el derecho sacrosanto de actuar con impunidad donde y cuando quisieran”, ha dicho.

Lavrov ha ampliado su crítica, también, a la OTAN y la Unión Europea, en sus palabras “subyugados” de EEUU. Y posteriormente, en una tensa rueda de prensa, ha asegurado que “la UE se está convirtiendo en una entidad dictatorial”. También en esa comparecencia ante los periodistas ha acusado tanto a Washington como a Bruselas a de “no ser neutrales” y de estar violando convenciones con la ayuda militar o de inteligencia que se está prestando a Ucrania.

Los referendos

Tanto en su discurso como en el encuentro con la prensa Lavrov ha tildado de “histeria” la reacción de Occidente a los referendos de anexión que se están celebrando en territorios ocupados en Ucrania, unas consultas que numerosos países, incluyendo España, han tildado de “farsa” y cuyo resultado se ha prometido que no se reconocerá.

Lo que no ha querido decir Lavrov es si una vez que concluyan esos referendos el Kremlin considerará ataques en esos territorios de Ucrania como ataques a Rusia. Tampoco ha querido entrar en detalles sobre las amenazas nucleares lanzadas esta misma semana por Putin. Tras lanzar una diatriba de denuncia sobre la “cultura de la cancelación”, según la cual los medios occidentales están obviando que otros antes que Rusia pusieron sobre la mesa cuestiones nucleares, ha zanjado la cuestión diciendo. “Tenemos una doctrina de seguridad nuclear y es un documento abierto en el que se recogen las instancias en que su uso sería aceptable. Les insto a leerlo”.

Enfrentamiento con la prensa

Lavrov ha reaccionado airado a varias preguntas de la prensa. Cuando una periodista alemana le ha preguntado, por ejemplo, “por qué hay tantos rusos abandonando el país” ha respondido con ironía sobre tratados de libertad de movimiento. Cuando otra le ha planteado si China está presionando a Rusia para que ponga fin a la guerra, algo que sugirió el propio Putin tras su reunión con Xi Jinping en Shanghai, el diplomático ha tratado de tergiversar la pregunta de la reportera, poniendo en su boca palabras que no ha dicho. Y cuando ella se ha mantenido firme, él ha zanjado: “Puede decir que he evitado contestar su pregunta”.

Noticias relacionadas

“La naturaleza de estas preguntas es algo que necesitan para demonizar a Rusia”, ha denunciado Lavrov, que nunca, ni en su discurso ni en la sala de prensa, ha abandonado un tono desafiante.

El paso por Nueva York del titular de exteriores del Kremlin no parece que vaya a ayudar a una potencial salida negociada de la crisis. Y aunque Lavrov ha dicho que si fuerzas occidentales intentar abrir conversaciones “Rusia lo considerará” también ha asegurado que Moscú “no va a dar el primer paso”. “Son ególatras, solo piensan en sus intereses, no respetarían un equilibrio de intereses”, ha dicho.