Luz verde del Congreso de EEUU al plan de Biden sobre cambio climático y sanidad

"Ha ganado el pueblo; las familias notarán un descenso en los precios de la salud y energía", proclama el líder de la Casa Blanca

El presidente Joe Biden inicia sus vacaciones.

El presidente Joe Biden inicia sus vacaciones. / EFE / SHAWN THEW (Efe)

1
Se lee en minutos
France Presse

El Congreso de EEUU ha aprobado de forma definitiva el vasto plan de inversiones en materia de sanidad y cambio climático auspiciado por el presidente Joe Biden, un hecho que constituye una importante victoria política para el líder de la Casa Blanca a menos de tres meses de unas trascendentales elecciones legislativas. Gracias a su exigua mayoría, los demócratas de la Cámara de Representantes han logrado sacar adelante la iniciativa, que prevé el desembolso de un total de 430.000 millones de dólares.

El texto debe colocar al país en la senda para lograr el objetivo de limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, y será promulgado por el jefe del Estado la próxima semana. "Hoy ha ganado el pueblo", ha escrito Biden en un tuit. "Con esta ley, las familias van a notar un descenso en el precio de los medicamentos, de los servicios de salud, de la energía", ha continuado.

Contra el cambio climático

Noticias relacionadas

La legislación establece que 370.000 millones de dólares deben destinarse a políticas en favor del medio ambiente para luchar contra el cambio climático, mientras que los restantes 60.000 millones irán a parar al sector de la sanidad. Bautizada con el nombre de ley contra la inflación, el texto legal también impone un impuesto mínimo del 15% a las empresas que han obtenido más de 1.000 millones de dólares de beneficios.

"Hoy es un día para la celebración", ha subrayado la speaker de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Esta ley va a permitir a "nuestras familias prosperar, y al planeta sobrevivir". se trata de la mayor partida de dinero público destinada al medio ambiente jamás aprobada en EEUU. En cambio, desde la bancada republicana, el sentir general era muy diferente: los congresistas consideran que la ley generará innecesarios gastos públicos, y han fustigado el empleo de las finanzas públicas para financiar dichas políticas. El presidente Donald Trump había pedido a través de su propia red social Truth Social a los republicanos que se opusieran a la ley.