Armas de fuego

Al menos 7 muertos y 36 heridos en un desfile del 4 de julio en Illinois

JIM VONDRUSKA/AFP

3
Se lee en minutos
El Periódico

Al menos siete personas han muerto y 36 han resultado heridas por disparos durante el desfile del Día de la Independencia que se celebraba en la ciudad de Highland Park, a las afueras de Chicago, en el estado de Illionis, en el noreste de Estados Unidos. Un hombre disparó desde una azotea contra quienes habían acudido al evento.

La policía detuvo a última hora de la tarde a Robert Crimo, al que definieron como "persona de interés", un hombre de 22 años al que deberán conectar ahora con el suceso para poder considerarlo oficialmente sospechoso.

Las autoridades explicaron que, salvo que surja alguna novedad, la investigación deberá seguir ahora su curso y que previsiblemente no habrá más actualizaciones a la prensa durante horas.

En la azotea desde la que disparó, la policía ha encontrado "un rifle de alto calibre", sin aclarar si se trata de un arma semiautomática como la utilizada en el tiroteo masivo de Uvalde (Texas), en el que hace poco más de un mes murieron 19 niños y dos profesoras. "Ha sido un acto aleatorio, muy intencional y es un día muy triste", manifestó uno de los comandantes de la Policía municipal de Highland Park, Chris O'Neill.

Cinco de los fallecidos murieron en el lugar de los hechos, todos ellos adultos, mientras que otra persona -cuya edad se desconoce- falleció en un hospital, dijo en una rueda de prensa la médico forense del condado de Lake, Jennifer Banek. Uno de los heridos de gravedad era un niño, detallaron las autoridades.

El público creyó que eran fuegos artificiales

Los primeros disparos se oyeron sobre las 10.15 hora local (15.15 GMT) cuando tres cuartas partes de los participantes en el desfile ya habían completado su recorrido, de acuerdo a las autoridades. En ese momento, varios testigos creyeron que se trataba de fuegos artificiales, según relataron a medios estadounidenses.

Una testigo dijo a la CNN que se sintió sorprendida al escuchar lo que creía que eran fuegos artificiales porque la pequeña localidad de Highland Park, de unos 30.000 habitantes y cercana a Chicago, no suele contar con ese tipo de entretenimiento en las celebraciones del Día de la Independencia. La mayoría de los testimonios describieron el sonido de los disparos como una ráfaga, con pequeños intervalos de silencio en los que creen que el hombre recargaba su rifle.

Un hombre le contó al diario The Chicago Sun Times que él y su pareja se separaron durante el caos, y cada uno se llevó a uno de sus dos hijos. "Cogí a mi hijo e intenté entrar en uno de los edificios locales, pero no pude. Los disparos pararon, imagino que el tirador estaba recargando. Así que seguí corriendo y entré en un callejón y metí a mi hijo en un contenedor de basura para que estuviera a salvo", narró el hombre al periódico.

Más testigos explicaron el caos del momento, con personas corriendo despavoridas en todas direcciones y dejando atrás sus pertenencias desde carritos de bebé hasta sillas o banderas estadounidenses, algo que puede verse también en diversos videos publicados en redes sociales por los asistentes al desfile.

"Epidemia de violencia"

Noticias relacionadas

Solo horas después del suceso, el presidente de EEUU, Joe Biden, expresó conmoción por lo que consideró "violencia armada sin sentido que ha vuelto a traer dolor a la comunidad estadounidense en este Día de la Independencia", jornada festiva que se celebra con desfiles y barbacoas. En un comunicado, prometió que ofrecerá "el completo apoyo del Gobierno federal" a las autoridades locales, incluida ayuda policial, para asistir en la búsqueda "urgente" del autor de la matanza. "Hay mucho trabajo por hacer, y no voy a abandonar esta lucha contra la epidemia de la violencia armada", prometió.

Biden dijo que había hablado por teléfono con la alcaldesa de Highland Park, la demócrata Nancy Rotering, y con el gobernador de Illinois, el demócrata Jay Robert "J. B." Pritzker. El gobernador había acudido al desfile del Día de la Independencia, al que también asistió el legislador demócrata Brad Schnider, cuyo distrito incluye Highland Park. En un comunicado, Pritzker afirmó que "no hay palabras" para consolar a las familias de las víctimas y tampoco para describir "al monstruo que acecha a una multitud de familias con niños y dispara mientras celebran una fiesta con su comunidad".