Protestas sociales

El Gobierno y los indígenas acuerdan el fin de las protestas en Ecuador tras una nueva bajada del combustible

Después de 18 días de conflicto, las manifestaciones acaban con seis muertos y cientos de heridos

El Gobierno y los indígenas acuerdan el fin de las protestas en Ecuador tras una nueva bajada del combustible

Efe

2
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

El presidente ecuatoriano Guillermo Lasso y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE) llegaron a un laborioso acuerdo para finalizar el paro nacional que sacudía al país desde hace dieciocho días y que dejó seis muertos y centenares de heridos en el camino. "Vamos a hacer del campo y la ruralidad prioridad nacional. Le pondremos fin al abandono que ha sufrido por parte del Estado desde hace más de 40 años. Hemos escuchado y sabemos los desafíos que tenemos por delante", dijo el mandatario. El entendimiento es sin embargo precario. El Gobierno tiene 90 días para materializar lo pactado. "Cumplir acuerdo entre el Gobierno y la Conaie representa una ardua tarea", dijo el diario El Universo, de Guayaquil. Por lo pronto, el Gobierno, que ha asumido en mayo de 2021, ha ganado tiempo para alejar el fantasma de un estallido social como el de 2019. La llave de este nuevo entendimiento ha sido una reducción del precio del combustible en 15 centavos de dólar, cinco más de los que habían ofrecido las autoridades.

La Conaie reclamaba una rebaja de 40 centavos debido a los efectos de la carestía en los sectores sociales más desfavorecidos. Pero la protesta había llegado a un límite difícil de traspasar. Los sectores urbanos desaprobaban su política. Los líderes indígenas decidieron entonces volver sobre sus pasos, entre otras razones para no quedar vinculados al expresidente Rafael Correa. Sus seguidores intentaron sin suerte forzar la destitución de Lasso en el Congreso. La Conaie y Correa nunca se han llevado bien. Ni siquiera la crisis genera condiciones para las coincidencias. En ese contexto se produjo el tímido acercamiento con el Gobierno. Las negociaciones ente las partes se reanudaron el pasado miércoles con la Conferencia Episcopal Ecuatoriana como intermediaria, después de que el diálogo previo se viera afectado por un pico de tensión en las calles. Lasso se ha comprometido a derogar el estado de excepción y derogar decretos relacionados con la producción de hidrocarburos y mineras que el movimiento indígena impugnaba por sus efectos ambientales.

Fin de las movilizaciones

Noticias relacionadas

La Conaie intentó mostrarse vencedora en su disputa con Lasso. "La unidad de los pueblos se hace presente, la lucha sigue y esa es la determinación de la conciencia colectiva. Solo la solidaridad y la consecuencia venció a la represión. Por el pueblo y para el pueblo desde la selva, el mar, los páramos viva la unidad", señaló.

Según la consultora Gabriella Guerrero, el Gobierno no se ha debilitado. Tiene ahora una "nueva oportunidad" para "tomar conciencia de que las cosas no van bien" y llevar a cabo "un nuevo plan de acción". En su editorial de este viernes, el diario capitalino El Comercio consideró que el país "puede alegrarse" con el fin de las protestas. No obstante, recordó que, más allá del "alivio", la fractura de la sociedad se ha profundizado. "El compromiso de tener un país que se encamine a un futuro más justo, equitativo, solidario es un deber de todos. Fracturados, el fracaso es el destino".

Temas

Ecuador