Guerra de Ucrania

Las fuerzas rusas se retiran de la estratégica Isla de la Serpiente de Ucrania

  • Desde los inicios de la ofensiva rusa, la pequeña isla de las Serpientes --de unas cuantas hectáreas-- se convirtió en símbolo de la resistencia ucraniana

Las fuerzas rusas se retiran de la estratégica Isla de la Serpiente de Ucrania

Efe

2
Se lee en minutos
El Periódico

El Ejército de Rusia se replegó hoy de una estratégica isla ucraniana en el mar Negro, conocida como Zmiinyi o Isla de las Serpientes, que había ocupado al principio del conflicto bélico que inició contra Ucrania hace más de cuatro meses, informó el Ministerio de Defensa.

"El 30 de junio, como medida de buena voluntad, las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa completaron sus tareas asignadas en la isla Zmiiyiy y retiraron la guarnición estacionada allí", anunció el portavoz castrense, Ígor Konashénkov, en la cuenta oficial del Ministerio de Defensa de Telegram.

Moscú explica la retirada con su voluntad de "demostrar a la comunidad internacional que Rusia no interfiere en los esfuerzos de la ONU para organizar un corredor humanitario para la exportación de productos agrícolas desde el territorio de Ucrania". "Doy las gracias a los defensores de la región de Odesa que han hecho todo lo posible por liberar un territorio estratégicamente importante", dijo en Telegram el comandante en jefe de las fuerzas armadas ucranianas, Valerii Zalujnii. Para el primer ministro británico, Boris Johnson, esta retirada muestra que a Rusia "le resultará imposible" doblegar a Ucrania.

Desde los inicios de la ofensiva rusa, la pequeña isla de las Serpientes --de unas cuantas hectáreas-- se convirtió en símbolo de la resistencia ucraniana después de que un grupo de guardias ucranianos que la defendía rechazara en un mensaje de radio la orden de rendirse lanzada desde un buque ruso. También era un objetivo estratégico, situado a unos 50 km de la desembocadura del Danubio, uno de los principales ríos de Europa e importante vía comercial, y a un centenar de kilómetros del puerto ucraniano de Odesa.

"Amenaza directa"

El conflicto de Ucrania ha centrado la cumbre de la OTAN, que este jueves termina en Madrid, y en la que los líderes de los países miembros afirmaron que Rusia representa una "amenaza directa" para la seguridad de los aliados.

La Alianza Atlántica invitó oficialmente a formar parte del bloque a Suecia y Finlandia, dos países que decidieron abandonar su tradicional neutralidad militar después de que Rusia invadiera Ucrania. "Si (Suecia y Finlandia) se incorporan a la OTAN no es porque tengan ningún ánimo expansionista, ni quieran ocupar ningún territorio ajeno al suyo, al contrario, lo que quieren es defenderse de una amenaza real que es esta Rusia dirigida por Putin", dijo el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, a la televisión pública .

Noticias relacionadas

El presidente ruso, en cambio, denunció las "ambiciones imperiales" de la OTAN, que busca, según dijo, afirmar su "hegemonía" con la excusa de Ucrania. "Ucrania y el bienestar del pueblo ucraniano no son el objetivo de Occidente ni de la OTAN, sino un medio para defender sus propios intereses", dijo Putin en una visita a Turkmenistán. "Los países que lideran la OTAN quieren (...) afirmar su hegemonía, sus ambiciones imperiales", agregó.

Este jueves, el canciller alemán, Olaf Scholz, tachó estas acusaciones de imperialismo son "ridículas" y recordó que "la OTAN es una alianza defensiva. No es una amenaza para nadie".