Guerra en Ucrania

La ONU denuncia cerca de 300 ejecuciones sumarias de civiles a manos de las fuerzas rusas en Ucrania

El informe asegura que existe un "grave deterioro de la situación de los Derechos Humanos" y afirma que hay 4.731 civiles muertos

Mujeres y niños huyen de las ciudades de Bucha e Irpin tras los intensos combates que han estallado en los últimos días entre las fuerzas ucranianas y rusas. 

Mujeres y niños huyen de las ciudades de Bucha e Irpin tras los intensos combates que han estallado en los últimos días entre las fuerzas ucranianas y rusas.  / EFE/EPA/ROMAN PILIPEY

4
Se lee en minutos
Europa Press

Un informe recogido entre el 24 de febrero, fecha en la que empezó la invasión a Ucrania por parte de Rusia y el 15 de mayo, recoge que las tropas rusas realizan "ejecuciones sumarias de civiles" y ha apuntado que hasta la fecha ha recibido información sobre más de 300 incidentes de este tipo en las zonas ocupadas por el ejército de Rusia.

El informe asegura que existe un "grave deterioro de la situación de los Derechos Humanos en el país", con un total de 10.000 víctimas civiles, entre ellas 4.731 muertos. "Los civiles siguen soportando la carga de las hostilidades", ha lamentado la jefa de la Misión de Supervisión de Derechos Humanos de la ONU en Ucrania (HRMMU), Matilda Bogner. "El asesinato diario de civiles, las torturas, las desapariciones y otras violaciones deben terminar. Si las hostilidades no paran, el mínimo exigible es respetar totalmente el Derecho Humanitario y comprometerse a proteger a toda mujer, hombre y niños civil y a los que no están combatiendo", ha dicho Bogner.

Violación a los Derechos Humanos

En este sentido, el documento recoge que las ejecuciones sumarias habrían tenido lugar en más de 30 asentamientos en las regiones de Kiev, Chernígov, Járkov y Sumy entre febrero y marzo, al tiempo que alerta de que la cifra real podría aumentar mientras se recopilan más pruebas. En la ciudad de Bucha se han documentado las ejecuciones de al menos 50 civiles, mientras que también se recogen casos de torturas y malos tratos.

El informe contempla además violaciones de las normas de la guerra, incluidos los principios de distinción, proporcionalidad y precaución, lo que ha elevado el número de víctimas civiles y los daños a objetos civiles. Así, subraya que estas normas "no fueron respetadas en numerosas ocasiones por las fuerzas rusas, y a menor escala por las fuerzas ucranianas". Asimismo, resalta que ambas partes han violado el Derecho Humanitario en el tratamiento de presos de guerra y personas no combatientes, entre ellos casos de ejecuciones extrajudiciales, torturas, malos tratos, negación de la asistencia médica, exposición a la atención pública y violaciones relativas a las condiciones de su detención.

"Subrayo que la prohibición de la tortura y la privación arbitraria de la vida es absoluta y se aplica en todo momento y a todas las personas, ya sean civiles o combatientes", ha explicado Bogner, que ha hecho hincapié en que "los responsables deben rendir cuentas y las víctimas y sus familiares deben disfrutar de sus derechos al remedio y la verdad".

Violencia sexual y detenciones arbitrarias

Por otra parte, el informe indica que la ofensiva rusa ha estado marcada por casos de violencia sexual asociada al conflicto, con 23 casos verificados de violencia sexual, incluidas violaciones, violaciones en grupo, torturas, desnudos forzosos en público y amenazas de violencia sexual, con la mayoría de los casos en zonas controladas por las fuerzas rusas pero también casos cometidos en zonas controladas por las autoridades ucranianas.

"Debido a las hostilidades activas, la inseguridad, el desplazamiento masivo y el estigma, las víctimas de la violencia sexual asociada al conflicto a menudo no pueden o quieren hablar con otros o registrar una queja ante las autoridades. Entender la escala total de la violencia sexual en este contexto podría llevar años", ha subrayado Bogner.

El documento refleja además 248 casos de detenciones arbitrarias de representantes locales, periodistas, activistas y civiles, muchos de los cuales equivalen a desapariciones forzosas, atribuidas a las Fuerzas Armadas rusas y a grupos armados de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk (este), cuya independencia fue reconocida por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, días antes del inicio de la ofensiva.

El papel de la ONU

La misión de investigación de la ONU ha detallado que un total de estas seis víctimas fueron posteriormente hallados muertos y ha agregado que también ha documentado doce casos que podrían equivaler a desapariciones forzosas por parte de las autoridades ucranianas, en este caso de personas sospechosas de dar apoyo al Ejército ruso y a las fuerzas de las repúblicas separatistas.

Noticias relacionadas

En esta línea, el informe confirma además las denuncias sobre reclutamiento forzoso de hombres en las autoproclamadas repúblicas y resalta que las libertades de opinión, expresión, asamblea y asociación se han visto afectadas "drásticamente" por la guerra, especialmente ante los riesgos que corren los periodistas y trabajadores de los medios en Ucrania.

Maltrato a la prensa

El documento refleja que 17 periodistas, trabajadores de medios y blogueros han muerto durante la guerra, mientras que "muchos" activistas no han podido llevar a cabo sus trabajos por las hostilidades y el desplazamiento. Además, el informe recoge el impacto de las hostilidades sobre los derechos de personas en situación vulnerable, incluidos desplazados, romaníes, ancianos y personas con discapacidades. "Las partes deben garantizar investigaciones adecuadas y efectivas en torno a todas las denuncias de violaciones, incluidas torturas, malos tratos, detenciones arbitrarias y violencia sexual, y garantizar que los responsables son debidamente juzgados", ha zanjado Bogner.