Crisis migratoria

Bruselas está "profundamente preocupada" por la tragedia en la valla de Melilla

"Apoyamos totalmente los esfuerzos de España y otros países en primera línea para proteger las fronteras de la UE", señala el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel

Bruselas está "profundamente preocupada" por la tragedia en la valla de Melilla
1
Se lee en minutos
EFE

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, se declaró este domingo "profundamente preocupada" por la tragedia ocurrida el pasado viernes en el intento de cruce de cientos de emigrantes a la ciudad española de Melilla, como consecuencia del cual al menos 23 personas perdieron la vida.

"Los hechos en el paso fronterizo de Melilla son profundamente preocupantes. En primer lugar, en la pérdida de vidas. En segundo lugar, el cruce forzado y violento de una frontera internacional nunca puede tolerarse", ha dicho la comisaria a través de su cuenta en Twitter.

"Esta tragedia subraya por qué necesitamos vías seguras, realistas y a largo plazo que reduzcan los viajes desesperados y condenados", ha señalado Johansson.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se refirió hoy también el incidente, al ser preguntado durante una rueda de prensa en el marco de la cumbre del G7 en Elmau (Alemania).

Michel trasladó sus condolencias a las víctimas y familias de los fallecidos y respaldó a España en su gestión migratoria. "Apoyamos totalmente los esfuerzos de España y otros países en primera línea para proteger las fronteras de la Unión Europea", ha señalado Michel.

"Sabemos que la migración es un reto difícil para todos. Expreso mi apoyo a las autoridades españolas. Entiendo muy bien que en el ámbito de la migración a veces afrontamos situaciones extraordinarias", ha indicado.

Noticias relacionadas

La tragedia ocurrida sigue sumando muertos, que ya son 23, según la cifra oficial, aunque las asociaciones elevan la cifra a 37 en medio de críticas a la actuación policial marroquí y la exigencia de una investigación.

Los fallecidos en la tentativa de entrada al enclave español del norte de África por parte de unas 2.000 personas subsaharianas, la más numerosa y violenta que recuerdan los vecinos de la localidad marroquí fronteriza de Nador, van llegando en un goteo de cifras discordantes.