Crisis humanitaria

Ucrania advierte de que guerra puede prolongarse hasta final de año

Destrucción en calles a las afueras de Járkov, Ucrania.

Destrucción en calles a las afueras de Járkov, Ucrania. / EFE / SERGEY KOZLOV

3
Se lee en minutos
El Periódico

La inteligencia ucraniana considera que la guerra puede prolongarse al menos hasta finales de 2022 pues el presidente ruso, Vladímir Putin, no está dispuesto a renunciar a sus planes de conquista. "Si Putin no renuncia a sus planes, esta guerra se prolongará", dijo Vadym Skibitsky, funcionario de la inteligencia militar, en declaraciones de prensa.

Skibitsky sostuvo que Putin no quiso escuchar a aquellos que trataron de disuadirlo de lanzar la guerra y ahora tampoco escucha a los que quieren detenerla. "Él no confía en nadie, no escucha a nadie. Tiene sus propios planes para la restauración del imperio ruso", aseguró. "Su plan es gobernar Rusia hasta su muerte, ha descartado un escenario que contemple un sucesor", añadió.

Los planes inmediatos rusos, según el funcionario, parecen ser cercar al Ejército ucraniano y llegar a las fronteras de los territorios ocupados. Ya antes expertos occidentales habían advertido que Rusia se estaba preparando para una guerra prolongada y habían hablado de una "guerra de desgaste". Las Fuerzas Armadas de Ucrania han elevado este viernes a cerca de 30.000 el número de militares rusos desde el inicio de la invasión lanzada el 24 de febrero, un balance que incluye la muerte de 150 soldados durante el último día de combates.

Conquista de Limán

En esta línea, este viernes las milicias prorrusas del Donbás han asegurado haber tomado la ciudad de Limán, cerca de Sloviansk, uno de los objetivos principales de Rusia en su intento de envolver a las tropas ucranianas en el Donbás. "El 27 de mayo, un grupo de tropas de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, con apoyo de fuego de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa, liberaron y establecieron control total sobre 220 localidades, incluido Limán" en la provincia de Donetsk, señaló la agencia local prorrusa DAN en su versión digital.

Las fuerzas rusas bombardearon también en las últimas horas objetivos en la región de Dnipro, en el centro de Ucrania, donde causaron importantes daños. En Dnipro, la cuarta ciudad más poblada de Ucrania, han sido una noche y una mañana complicadas, con "varios ataques", anunció este viernes Valentyn Reznichenko, jefe de la Administración Militar Regional de Dnipropetrovsk, a través de Telegram. Precisó que los equipos de rescate están buscando supervivientes entre los escombros de los edificios que fueron alcanzados por el enemigo y que, según él, provocaron una "grave destrucción" en la ciudad, situada a orillas del rio Dniéper, que cruza el país de norte a sur.

Noticias relacionadas

A pesar de las proclamas rusas, el Estado Mayor General de Ucrania no reconoció en su parte bélico matutino la caída de Limán, al afirmar que en esa dirección "el enemigo ruso efectúa tareas de reconocimiento y trata, con el apoyo de artillería, de ganar el control de la localidad". Desde Limán, Rusia puede avanzar hacia el sur, hacia Sloviansk. El Estado Mayor General señaló al respecto que "en la dirección de Sloviansk los ocupantes rusos continúan bombardeando las posiciones de nuestras tropas, reanudando la ofensiva".

Asimismo, el subdirector del Servicio Federal de Seguridad de Rusia, Vladimir Kulishov, ha informado este viernes de que el país ha decidido reforzar su despliegue militar en la frontera con Ucrania. "La situación sigue siendo difícil en este momento, principalmente por los bombardeos de los guardias de seguridad rusos, así como a las acciones de intimidación por parte de nacionalistas ucranianos, que llevan acabo ataques de artillería contra infraestructura que se encuentra en territorio ruso", ha explicado. Como consecuencia, ha alertado, se ha registrado la pérdida de vidas humanas y "actos de destrucción", ha indicado durante una entrevista concedida al diario 'Rossiyskaya Gazeta'.