Escándalo en el Reino Unido

Un diputado británico dimite por las fiestas de Boris Johnson durante la pandemia

El conservador Paul Holmes, ayudante del ministerio del Interior, renuncia a su cargo y denuncia la "cultura tóxica" que impera en el gobierno de Londres

El primer ministro británico, Boris Johnson, abandona Downing Street para dirigirse a la Cámara de los Comunes, este miércoles.

El primer ministro británico, Boris Johnson, abandona Downing Street para dirigirse a la Cámara de los Comunes, este miércoles. / DANIEL LEAL (AFP)

1
Se lee en minutos
EFE

Un diputado británico conservador dejó este viernes su cargo como ayudante ministerial debido a la "profunda desconfianza" que le ha generado el informe que constata que el gobierno de Boris Johnson celebró fiestas nocturnas en las oficinas del ejecutivo mientras los ciudadanos del Reino Unido permanecían confinados en casa por la pandemia.

Paul Holmes, ayudante de la ministra de Interior, Priti Patel, ha apuntado en un comunicado publicado este viernes que su trabajo para sus constituyentes había estado "contaminado por la cultura tóxica que parece haber prevalecido en Downing Street".

El informe independiente elaborado por la alta funcionaria Sue Gray y publicado el pasado día 25 sobre el llamado "Partygate" insta a que los líderes del país "asuman su responsabilidad" por las infracciones de las reglas que ellos mismos impusieron a los ciudadanos para tratar de frenar la crisis sanitaria del covid.

El documento señala que "muchos de esos eventos no deberían haberse permitido" y que "la forma en que se desarrollaron no se ajustaba a la normativa covid en ese momento". De 37 páginas, ese documento relata juergas, borracheras, vómitos y peleas hasta las cuatro de la madrugada e incluye varias imágenes del primer ministro británico de celebración.

"Una decepción inaceptable"

Noticias relacionadas

En su comunicado, Holmes explica que la polémica generada por este escándalo había "quitado mucho tiempo" al Gobierno para poder dedicarse a erradicar el problema causado por el coste de la vida que afecta al Reino Unido. El ya exdiputado conservador también ha señalado que los hallazgos sobre el trato a los empleados de las oficinas públicas destapado en el documento le resultó "decepcionante e inaceptable".

Asimismo, ha añadido que el documento demuestra que "la cultura en Downing Street es desagradable" aunque admite que se alegra de que el 'premier' Johson haya pedido disculpas por el trato a los empleados. "Para mí está claro que estos acontecimientos han creado una profunda desconfianza tanto en el Gobierno como en el Partido Conservador", ha lamentado. El parlamentario ha agregado que su "angustia" ante las conclusiones del informe le habían hecho querer "centrarse solamente" en ser diputado.