Respuesta a las sanciones

Rusia cumple su amenaza y corta el gas a Finlandia por no pagar en rublos

La compañía finlandesa Gasum asegura que el servicio del hidrocarburo está garantizado los próximos meses. El Kremlin ya cortó el suministro de luz al país nórdico la semana pasada

Rusia cumple su amenaza y corta el gas a Finlandia por no pagar en rublos
3
Se lee en minutos
El Periódico

La compañía energética finlandesa Gasum ha confirmado este sábado que el gigante gasístico ruso Gazprom ha cortado el suministro de gas en el país nórdico a primera hora de la mañana. La empresa se había negado a pagar el hidrocarburo en rublos, una exigencia del Kremlin para evitar las sanciones impuestas por la Unión Europea. Con esta medida, Finlandia pierde a su mayor proveedor de gas natural. Sin embargo, Gasum ha reiterado que el servicio está garantizado los próximos meses. La amenaza se ha cumplido después de que el país nórdico solicitara formalmente, junto a Suecia, la adhesión a la OTAN.

"Se han detenido las importaciones de gas a través del punto de entrada de Imatra", ha dicho la compañía finlandesa en un comunicado. Gazprom suministra alrededor del 92% de todo el gas que consume el país nórdico, sobre todo en la industria forestal y en el procesamiento de productos químicos.

Finlandia importó en 2021 cerca de 2.200 millones de metros cúbicos de gas natural, con un coste de 927,5 millones de euros, aunque este combustible supone apenas el 6% de toda la energía que consume el país nórdico.

Suministro a través del gasoducto que conecta Finlandia y Estonia

Además de mantener el servicio a través del gasoducto Balticconnector, Gasum ha indicado que su red de estaciones de servicio de gas continuará operando con normalidad. En un intento de reducir la dependencia del gas ruso, hace un mes Finlandia acordó con Estonia alquilar de forma conjunta una terminal flotante de gas natural licuado. Así, allí se almacenará el hidrocarburo traído en barcos desde otros países productores a partir de este otoño.

Tercer 'castigado' por Rusia

Finlandia es el tercer país de la Unión Europea, tras Polonia y Bulgaria, que deja de recibir gas ruso por no querer doblegarse a las exigencias de Moscú: el Kremlin obliga a sus clientes en la moneda nacional para frenar el desplome de su valor y eludir las sanciones económicas impuestas en los pagos de gas.

Corte del suministro de la luz

En el caso de Finlandia, que este miércoles presentó formalmente su solicitud de ingreso en la OTAN haciendo caso omiso de las amenazas del Kremlin, el corte del suministro de gas ruso se suma al de la electricidad. Hace justo una semana, la compañía energética rusa Inter RAO dejó de abastecer electricidad al mercado finlandés, alegando “problemas para recibir pagos”.

Contra las directrices de la CE

Esta decisión iba en línea con las directrices de la Comisión Europea, que consideraba que el pago en la moneda rusa iba contra las sanciones económicas de la Unión Europea. Gasum, el mayor distribuidor de gas natural licuado (GNL) de los países nórdicos, afirmó que tiene un contrato de suministro de gas a largo plazo con Gazprom, cuyos detalles han estado negociando ambas empresas desde otoño de 2021. En este contexto, informó de que no tiene más remedio que "someter el contrato a arbitraje".

Noticias relacionadas

El Kremlin ya ha lanzado sus contramedidas y ha anunciado que creará 12 unidades militares en su frontera occidental antes de final de año. Además, Rusia ya cerró el grifo del gas a Polonia y Bulgaria el mes pasado, en virtud de un decreto con el que el presidente ruso, Vladímir Putin, buscaba penalizar a los países "hostiles" obligándoles a abrir dos cuentas en Gazprombank, una en divisa extranjera y otra en rublos.

El viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, aseguró el jueves que la mitad de los 54 compradores extranjeros de gas habían aceptado esta condición y, por tanto, los contratos no corren peligro, aunque no detalló la lista exacta.