Conflicto de Ucrania

Isla de Gotland: por qué es importante en la guerra de Rusia–Ucrania

  • El enclave es vital para la defensa de Suecia, en el Báltico

  • Suecia reconstruye apresuradamente la presencia militar en el lugar

Maniobras militares en Gotland, Suecia

Maniobras militares en Gotland, Suecia / Reuters

3
Se lee en minutos
Philip O'Connor e Ilze Filks | Reuters

El sonido de los disparos rompe el silencio en un bosque adormecido cuando Camilla Selander, una trabajadora de la tienda de delicatessen, dispara con su pistola Glock de 9 milímetros durante una práctica de tiro con la Guardia Nacional de Suecia en la isla de Gotland.

La mujer, de 34 años, es una de las voluntarias que practican en un campo de tiro militar en la isla, y probablemente estará en la primera línea de cualquier confrontación futura entre Rusia y Suecia.

La isla se encuentra a solo 300 km (186 millas) del hogar de la Flota Báltica de Rusia en el enclave ruso de Kaliningrado, entre Lituania y Polonia.

"La gente está un poco preocupada, pero estamos tratando de mantener a todos tranquilos: hablamos de lo que pasa pero nos decimos que todo va a ir bien", explica Selander a Reuters en un descanso de las prácticas en el bosque de Visborgslatt.

Política de seguridad

La invasión rusa de Ucrania ha obligado a Suecia y la vecina Finlandia a repensar su política de seguridad y si pueden permanecer seguros fuera de la OTAN, desprotegidos de la promesa de que un ataque contra cualquier miembro será visto como un ataque contra todos.

Se espera que ambos países decidan si solicitarán ser miembros de la alianza en mayo.

Gotland, ocupada brevemente por las tropas rusas en 1808 durante una guerra que vio a Finlandia caer bajo el dominio del zar durante un siglo, se considera importante para la defensa de Suecia y los miembros bálticos vulnerables de la OTAN como Letonia, Lituania y Estonia.

"Si los rusos ocuparan partes de Suecia, eso crearía una especie de... 'muro' por el que la OTAN tendría que abrirse camino antes de poder ayudar a sus miembros bálticos", cuenta Karlis Neretnieks, ex mayor general y director del Colegio de Defensa Nacional de Suecia.

"Con Suecia en la OTAN, este 'muro' se convertiría más o menos en un 'camino' para ayudar a los estados bálticos".

Después de retirar sus fuerzas de Gotland tras el colapso de la Unión Soviética hace tres décadas, Suecia está reconstruyendo rápidamente su presencia militar en la isla, un afloramiento rocoso de 170 km (105 millas) de largo en medio del Mar Báltico que es un popular lugar de vacaciones para muchos suecos.


/ Jon Flobrant | Unsplash

En 2018 reactivó el Regimiento Gotland del ejército, y ha reforzado la defensa de la isla con misiles tierra-aire y otras medidas. La acumulación es parte de un rearme general provocado por la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014.

Aunque el ejército y el gobierno de Suecia han dicho que no creen que Rusia tenga planes de invasión, las acciones del presidente Vladimir Putin en Ucrania significan que pocos están dispuestos a confiar en esa suposición para su seguridad y se espera que tanto Suecia como Finlandia anuncien que planean solicitar la membresía en la OTAN.

"A corto plazo, la situación militar sería mejor para Suecia y Gotland", explica el coronel Magnus Frykvall del Regimiento de Gotland.

"El efecto de umbral sería mayor para Rusia en términos de atacar a un país de la OTAN que a un país que no está en la OTAN".

La decisión de unirse redibujaría el mapa de seguridad del norte de Europa, creando una banda en gran parte ininterrumpida de estados de la OTAN en todo el continente desde el Ártico hasta el Mar Negro.

La posición de Finlandia

Se espera que el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, brinde su apoyo el 12 de mayo, presionando a Suecia para que haga lo mismo.

El 13 de mayo se informará una revisión de todos los partidos de la política de seguridad de Suecia y se espera que los gobernantes socialdemócratas, que durante mucho tiempo se opusieron a unirse a la alianza, se pronuncien a favor de la membresía días después.

Noticias relacionadas

Para la gente de Gotland, cuya pintoresca costa está salpicada de nidos de ametralladoras en desuso de la Segunda Guerra Mundial, los últimos meses han traído una sensación de regreso a una era pasada, cuando nunca se dudó de su importancia estratégica en una frontera de la Guerra Fría.

"Gotland", apunta el oficial retirado Rutger Banholtz, ex jefe de la Guardia Nacional. "Es un portaaviones". "Aquel que se asienta en Gotland controla gran parte del Mar Báltico".