GUERRA EN UCRANIA

Los últimos de Azovstal, los rostros de la resistencia

Las imágenes del interior de la acería de Mariúpol muestran a muchos militares heridos y amputados

1
Se lee en minutos
El Periódico

La acería de Azovstal es el último reducto de resistencia de las fuerzas ucranianas frente al Ejército ruso en Mariúpol, ciudad devastada por los bombardeos, situada en las costas del mar de Azov. En la fábrica ya no hay civiles, pero sí más de un millar de militares ucranianos que resisten atrincherados en las galerías subterráneas de este enorme complejo industrial en condiciones insalubres. Entre ellos hay cientos de heridos sin acceso a comida y medicinas, según las autoridades.

Noticias relacionadas

La viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereschuk, ha afirmado que hay heridos graves "que necesitan una evacuación urgente" y la defensora del pueblo, Lyudmyla Denisova ha pedido la ayuda de la ONU y la Cruz Roja. "El agresor no da a los heridos ninguna oportunidad de sobrevivir", ha escrito en Telegram. "Debido al riesgo de infecciones por la falta de antibióticos, instrumental médico y material esterilizado, los médicos se ven forzados a realizar amputaciones aún con heridas menores."

Para dar a conocer la dramática sitaución de los combatientes, el Batallón de Azov ha difundido a través de su canal de Telegram imágenes de los combatientes que resisten en Azovstal. Las autoridades han denunciado además una nueva ofensiva contra la planta siderúrgica, que volvió a estar en llamas tras los bombardeos. "Si hay un infierno en la tierra, está allí Todos estamos en deuda con los defensores de Mariúpol", ha dicho un asesor de la alcaldía, Petro Andriuschenko.