Invasión rusa

Guterres pide en Moscú un alto al fuego humanitario

  • El secretario general de la ONU viaja a Moscú para reunirse con el presidente ruso, Vladímir Putin, antes de volar este jueves a Kiev

  • El jefe de Naciones Unidas reclama también una investigación independiente de los "posibles crímenes de guerra" en Ucrania

Guterres pide en Moscú un alto al fuego humanitario

EFE/MAXIM SHIPENKOV

4
Se lee en minutos
Adrià Rocha Cutiller
Adrià Rocha Cutiller

Periodista

ver +

El secretario general de Naciones Unidas, el portugués António Guterres, ha exhortado este martes la necesidad de establecer un alto el fuego humanitario que sirva para "salvar vidas y permitir la creación de corredores humanitarios efectivos" en Ucrania y ha explicado, además, que la ONU promoverá la investigación, de forma independiente, de los "posibles crímenes de guerra" cometidos durante esta guerra, que empezó hace ya dos meses.

Guterres ha hecho estas declaraciones desde Moscú, en una rueda de prensa conjunta con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. Guterres llegó a la región este lunes, tras una visita exprés a Ankara, Turquía, donde se reunió con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien ha estado intentando mediar entre Rusia y Ucrania

Este martes, en Moscú, se ha reunido con el presidente ruso, Vladímir Putin, y el jueves lo hará en Kiev con el ucraniano, Volodímir Zelenski. "He venido a Moscú como un mensajero de paz. Mi agenda está estrictamente vinculada a salvar vidas y a reducir el sufrimiento. He tenido una discusión muy franca con Lavrov, y es muy claro que hay dos posiciones muy distintas sobre lo que pasa en Ucrania", ha explicado Guterres en rueda de prensa.

"Según Rusia, lo que ocurre es una operación militar especial con los objetivos que se anunciaron anteriormente. Según la ONU, en línea con las resoluciones aprobadas por la asamblea general, la invasión de Rusia sobre Ucrania es una violación de su integridad territorial. Creo que cuanto antes acabemos con esta guerra, mejor será para la gente de Ucrania, Rusia, y del resto del mundo", ha dicho el secretario general de la ONU.

"Hemos hablado hoy sobre fortalecer nuestro diálogo en este aspecto, y las negociaciones con grupos de trabajo de la ONU empezarán pronto en Moscú. Esto hará posible que la situación humanitaria mejore", ha dicho el ministro de Exteriores ruso.

Jarro de agua fría

Antes de la reunión con Guterres en Moscú, los presidentes Putin y Erdogan han hablado por teléfono, en otro intento más del presidente turco de conseguir reunir, en un mismo punto —Erdogan quiere que sea Estambul— a Zelenski y Putin. El ucraniano acepta la propuesta, pero el ruso, de momento, se niega.

Ante Guterres, Lavrov se ha encargado de rebajará aún más sus esperanzas. "Hablar sobre mediadores y mediación en la fase actual [del conflicto], bajo mi punto de vista, es prematuro", ha dicho el ministro ruso. 

Pero pocas horas después, tras su propia reunión con Guterres, Putin ha matizado las palabras de su ministro. Según el presidente ruso, Rusia tiene sus propias "esperanzas" puestas en las negociaciones con Kiev. "Nosotros también estamos preocupados por la situación del Donbás y en Ucrania, pero estamos haciendo lo posible porque esas conversaciones lleguen a buen puerto", ha dicho Putin, que ha explicado que las reuniones siguen, de momento, en formato virtual.

"Estamos muy interesados en encontrar formas para crear las condiciones necesarias para conseguir un diálogo efectivo que sirva para llegar a un alto el fuego y una solución pacífica tan pronto como sea posible", ha dicho Guterres.

Durante las últimas semanas, Rusia ha cambiado su posición respecto a las reuniones de paz con Ucrania, que al principio del conflicto eran semanales, cara a cara, pero ahora, dos meses después, han parado por completo. El último encuentro no virtual fue en Estambul, en marzo, y desde entonces Rusia lanza el mensaje de que la realidad sobre el terreno —el avance de la guerra— será la que marque el destino de las negociaciones. 

"Proponemos el establecimiento de un grupo de contacto humanitario que junte a Rusia, Ucrania y la ONU para buscar oportunidades de conseguir altos el fuego locales y corredores seguros y efectivos, que sean respetados por todos. Hoy, en el Donbás, hay una batalla tremenda, de violencia y destrucción. Civiles están muriendo, y miles de personas, atrapadas por el conflicto, están en riesgo de morir", ha dicho Guterres, que ha hecho especial hincapié en la ciudad sitiada de Mariúpol.

"Tenemos una crisis dentro de una crisis en Mariúpol. Miles de civiles están ahí atrapados [en el complejo metalúrgico de Azovstal] con la necesidad imperiosa de recibir ayuda humanitaria y ser evacuados. La ONU está lista para movilizarse y ayudar a salvar vidas en la ciudad", ha continuado el secretario general de Naciones Unidas.

Frente bélico

Noticias relacionadas

En el frente bélico, el sur y sureste de Ucrania se convirtieron este martes en el blanco principal de las tropas rusas, especialmente en las regiones de Zaporiya, Odesa y Mikoláiv, donde hubo ataques con misiles, en tanto que en la ciudad de Jersón, Moscú impuso a nuevos líderes prorrusos e intenta organizar un referéndum.

Todo ello después de declarar un alto mando militar ruso que el objetivo de Rusia no solo es controlar todo el Donbás, sino también el sur del país vecino.