Presidenciales francesas

Estos son los candidatos de la segunda vuelta de las elecciones en Francia

El presidente saliente Emmanuel Macron, de centro-derecha, se mide con la ultraderechista Marine Le Pen

Emmanuel Macron y Marine Le Pen, durante el debate.

Emmanuel Macron y Marine Le Pen, durante el debate. / LUDOVIC MARIN (AFP)

1
Se lee en minutos
El Periódico

Tras una primera vuelta electoral en la que ningún candidato logró mayoría, los franceses vuelven el domingo 24 de abril a las urnas para decidir quién ocupará el Elíseo la próxima legislatura. 

El presidente saliente, el candidato de centro-derecha, Emmanuel Macron, se medirá a la ultraderechista Marine Le Pen. En la primera vuelta, Macron consiguió un triunfo con el 27,6% de los sufragios. Le Pen, por su parte, quedó segunda con el 23% de los votos. Se trata de una ventaja cómoda pero insuficiente para dar nada por cerrado. El esperado debate celebrado el 20 de abril, se decantó del lado de Macro aunque cada candidato barrió para su casa al hacer al interpretar la intervención televisada y vista por millones de franceses.

El escenario que se plantea el domingo para la segunda vuelta es un dejà vu de la contienda de hace 5 años, en el 2017, donde los mismos contrincantes se batieron en segunda vuelta con una victoria arrasadora del candidato centrista con el 66% de los votos.

Noticias relacionadas

El izquierdista Jean Mélenchon, con el 22 % de los votos logrados en la primera vuelta, se va a erigir en el árbitro de la segunda vuelta electoral y son sus votantes los que finalmente pueden decantar la balanza. Mélenchon ha pedido no dar "ni un solo voto" a Le Pen pero tampoco ha pedido apoyar a Macron.

Y es que a muchos de sus votantes se les atraganta el respaldo a un candidato que perciben como elitista y que con sus reformas económicas liberales se ha colgado la etiqueta de "presidente de los ricos". A su vez, muchos de los electores insumisos comparten con los de Le Pen su antieuropeísmo y antiatlantismo. Huérfanos de canditato, buena parte de sus votantes optarán por la abstención, siguiendo el patrón de las dos últimas convocatorias presidenciales en las que se presentó Mélénchon.