Tensión bélica en el Este

La ONU ve "evidencias crecientes" de crímenes de guerra en Ucrania

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos documenta al menos 50 asesinatos de civiles en Bucha

Putin recibirá a Guterres en Moscú el próximo martes para hablar del conflicto

La ONU ve "evidencias crecientes" de crímenes de guerra en Ucrania

EFE / EPA / OLEG PETRASYUK

3
Se lee en minutos
Efe

La Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ve "evidencias crecientes" de crímenes de guerra en Ucrania, donde "las fuerzas armadas rusas han bombardeado indiscriminadamente áreas pobladas, asesinando a civiles y destruyendo hospitales, escuelas" y otras infraestructuras no militares. Horas después de hacerse pública esta denuncia, el Kremlin ha anunciado que el presidente ruso, Vladímir Putin, recibirá al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para hablar de la campaña militar en el país eslavo.

En las ocho semanas de conflicto, "la ley humanitaria internacional no sólo ha sido ignorada sino totalmente abandonada", señaló este viernes en un comunicado la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, la chilena Michelle Bachelet. "Durante las últimas ocho semanas, el derecho humanitario internacional no solo ha sido ignorado, sino que se ha tirado por la borda", añadió.

El ataque a la estación de tren de Kramatorsk el 8 de abril, que causó la muerte de 60 personas e hirió a otras 111, simboliza la falta de respeto a las leyes internacionales que prohíben acciones militares indiscriminadas de este tipo, indicó la alta comisionada.

Junto a estos ataques, que ya de por sí serían constitutivos de crímenes de guerra según el derecho internacional, se está conociendo cada vez con mayor detalle "la escala de las ejecuciones sumarias de civiles en zonas previamente ocupadas por las fuerzas rusas", destacó la expresidenta chilena, al tiempo que pidió esfuerzos para conservar las pruebas de estos crímenes, el tratamiento digno de los restos mortales y ayuda psicológica para supervivientes y sus familiares.

La masacre de Bucha

En uno de los primeros lugares donde se denunciaron estas ejecuciones sumarias, la localidad de Bucha, situada a unos 30 kilómetros de Kiev, responsables de derechos humanos de Naciones Unidas documentaron el asesinato de al menos 50 civiles, tras visitar el lugar el pasado 9 de abril.

"Casi todos los residentes de Bucha con los que hablaron estos expertos denunciaron la muerte de uno de sus parientes, de vecinos o de otras personas", subrayó Bachelet, quien recalcó que esa localidad no es un caso aislado y muchas otras sufrieron matanzas de este tipo.

La Misión de Monitorización de Derechos Humanos en Ucrania, realizada a principios de abril, ha documentado la muerte de al menos 2.345 civiles y 2.919 heridos durante la guerra, aunque Bachelet subrayó que la cifra real de víctimas "podría aumentar mucho más cuando salgan a la luz los horrores en zonas de intensos enfrentamientos, como Mariúpol". Los equipos de la ONU han documentado que el 92,3% de las víctimas "se atribuyen a las fuerzas rusas".

El alto comisionado también ha recibido numerosas denuncias de ataques a instalaciones médicas, de violencia sexual, detenciones arbitrarias, torturas y maltratos. "Nuestro trabajo por ahora relata una historia de horror y violaciones contra civiles", resumió Bachelet, quien indicó que "esta guerra sin sentido debe terminar, y si no lo hace, al menos todas las partes deben instruir claramente a sus fuerzas para que respeten la ley humanitaria internacional".

Visita de Guterres a Moscú

Noticias relacionadas

Sobre este informe tendrán ocasión de hablar Guterres y Putin el próximo martes, 26 de abril. La visita, anunciada este viernes por el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, se ha agendado en respuesta a la misiva que esta misma semana remitió el secretario general de la ONU a Putin solicitándole que le recibiera en Moscú. Guterres mandó también una carta al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, para organizar una reunión en Kiev.

El objetivo de Guterres es abordar con ambos líderes los "pasos urgentes para llevar la paz a Ucrania". El veto del que dispone Rusia en el Consejo de Seguridad ha impedido que la ONU haya podido ejercer un papel mediador entre los bandos en conflicto.