Violencia urbana

Arrestado en Nueva York el sospechoso del tiroteo en el metro

  • Dos policías han localizado a Frank James paseando por una calle del East Village tras la pista de un ciudadano

  • Había dejado una huella de perturbadores vídeos llenos de racismo, violencia y amenazas en YouTube

Imágenes del tiroteo en el metro de Nueva York, en el que 16 personas han resultado heridas.

4
Se lee en minutos
Idoya Noain
Idoya Noain

Periodista

ver +

"Neoyorquinos, lo tenemos". 30 horas después de un tiroteo en el metro de Nueva York que dejó 10 heridos de bala y disparó la sensación de inseguridad en un sistema de transporte público ya sacudido por los miedos, el alcalde de Nueva York, Eric Adams, anunciaba con claro tono de alivio este miércoles el arresto de Frank Robert James, el hombre negro de 62 años identificado como sospechoso de ese tiroteo.

La detención se ha producido en el barrio del East Village gracias a la llamada de un ciudadano que había visto a James en un cercano McDonalds. La pista, que quizá granjee a ese ciudadano la recompensa de 50.000 dólares que se había ofrecido por información que llevara hasta el sospechoso, puso en patrulla a la policía, que encontró a James dos calles más al norte. No opuso resistencia y fue detenido y trasladado a una comisaría.

Cargos federales

Su arresto pone fin a la intensa operación de búsqueda que se puso en marcha el martes, y abre ahora un proceso judicial en el que enfrentará cargos federales, incluyendo el uso de un arma peligrosa para causar muerte y heridas graves a pasajeros y empleados en el sistema de transporte público.

No es este el primer encuentro de James con la ley. Según han explicado las autoridades en una rueda de prensa, tenía antecedentes en varios estados, incluyendo en Nueva York, donde había sido arrestado en nueve ocasiones antes entre 1992 y 1998 por distintos delitos, incluyendo al menos uno por un acto sexual criminal y varios vinculados a robos.

Pistola legal

Ninguno de esos cargos debió conllevar una condena penal porque las autoridades también han explicado este miércoles que James compró en Ohio en 2011 legalmente la pistola semiautomática Glock de nueve milímetros con la que el martes, tras lanzar dos granadas de humo, disparó al menos 33 veces en el vagón del metro de la línea N, que se dirigía a Manhattan lleno en la hora punta matutina y que inundó de terror en Sunset Park, en Brooklyn. La pistola, así como tres cargadores, un hacha, gasolina y fuegos de artificio fueron localizados en el metro, junto con las llaves de una furgoneta de mudanzas que había alquilado en Filadelfia.

Según ha explicado el jefe de los detectives neoyorquinos, James Essig, se cree que James huyó de la estación en la calle 36 metiéndose como otros muchos pasajeros aterrorizados en otro tren de la línea R que estaba en el andén enfrente y se bajó luego en la estación de la calle 25, de la que huyó a pie. Se le vio por la noche en el barrio de Prospect Park, en Brooklyn. Y se desconocía su paradero hasta que ha sido localizado y arrestado al mediodía en Manhattan.

Perturbadora huella en YouTube

Igual que no quedaban ya dudas de que James era el supuesto autor del tiroteo tampoco quedaban ya de que a él pertenecían una larga serie de perturbadores vídeos en YouTube, que la plataforma ha eliminado este mismo miércoles suspendiendo la cuenta de James, que operaba bajo el nombre “Profeta de la verdad”, por “violar las directrices de la comunidad”. Son grabaciones que empezó a colgar hace dos años, con la última fechada este mismo lunes, en las que lanzaba diatribas cargadas de racismo, tanto contra blancos como contra negros, y misoginia, así como mensajes de ira, violencia y amenazas. “Necesitamos ver más tiroteos masivos”, decía en una de las grabaciones.

En algunos de los vídeos, realizados este mismo año, James cargaba también contra el alcalde de Nueva York, Adams, un hecho que ha llevado a reforzar como medida de precaución la protección del primer edil, que se encuentra confinado desde hace tres días por haber dado positivo en una prueba de covid-19. James cuestionaba los planes de Adams para reducir la presencia de personas sin hogar en el metro y la criminalidad en el subterráneo y aseguraba que estaban “destinados a fracasar”.

James también aseguraba sufrir estrés post-traumático y haber sido “víctima” del sistema de apoyo para las personas con trastornos mentales en Nueva York en una crisis.

Noticias relacionadas

 En uno de los vídeos grabados recientemente tras salir de Milwaukee (en Wisconsin) hacia Filadelfia (en Pensilvania), dos ciudades donde tenía direcciones conocidas, James aseguraba que se dirigía a la “zona de peligro”. Y en otro grabado el lunes decía: “He pasado mucha mierda en la que puedo decir que quería matar gente. Quería ver a la gente morir delante de mi puta cara inmediatamente. Pero pensé sobre el hecho de que, tío, no quiero ir a la puta cárcel”.

Complicaciones 

La búsqueda de James se había complicado por los fallos en las cámaras de seguridad de la red de metro pero los investigadores se han hecho con imágenes grabadas en otras estaciones así como por pasajeros que iban en el vagón que atacó. El suceso también ha reavivado el interés de Adams de explorar la instalación de tecnología que pueda contribuir a detectar la presencia de armas de fuego en el metro, aunque la alcaldía ha tenido que matizar que se excluye por ahora la idea de usar detectores de metales similares a los de los aeropuertos.