Armamento

Qué son las armas químicas y biológicas

Este tipo de munición está prohibida por las convenciones internacionales pero se ha usado en Siria e Irak recientemente

Especialistas en defensa química, biológica, radiológica y nuclear.

Especialistas en defensa química, biológica, radiológica y nuclear.

4
Se lee en minutos
Irene Medina

El posible uso de armas químicas y biológicas en Ucrania ha saltado a la palestra esta semana, a medida que la guerra se vuelve más y más cruenta. Estados Unidos cree que Rusia podría usar este tipo de armamento después de que Moscú haya acusado a Washington de financiar un programa biológico militar para Kiev. Moscú asegura que ha encontrado pruebas al respecto en laboratorios ucranianos. De hecho, Rusia ha solicitado una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar este viernes lo que llamó "las actividades militares biológicas de Estados Unidos en el territorio de Ucrania".

Por su parte, Estados Unidos ha calificado estas acusaciones de "falsas" y ha advertido que Rusia podría estar planeando el uso de armas químicas o biológicas en Ucrania, con el pretexto de responder a esa presunta amenaza. Incluso, la Casa Blanca apunta que Moscú también podría usar esas armas como parte de "una operación de bandera falsa" en medio de la guerra en el país ucraniano. Pero, ¿qué son las armas químicas y las biológicas?

Las armas químicas

Un arma química es una sustancia química que se utiliza para causar intencionalmente daños o la muerte por medio de sus propiedades tóxicas, según la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ, por sus siglas en inglés). Dentro de la definición de arma química también se incluyen aquellas municiones, dispositivos y otros equipos diseñados específicamente para convertir en arma las sustancias químicas tóxicas.

Habitualmente, el concepto de arma química sería el de una sustancia química tóxica dentro de un sistema de distribución, como puede ser una bomba o un proyectil de artillería. No obstante, esta definición solo incluiría una pequeña parte de los artículos que están prohibidos por la Convención sobre las Armas Químicas (CAQ). Por ello, actualmente la definición de arma química incluye todas las sustancias químicas tóxicas y sus precursores. Hay excepciones, en aquellos casos en que se utilizan para fines permitidos por la Convención en cantidades coherentes para el objetivo final.


Armas biológicas

Un arma biológica, que se consideran parte de las de destrucción masiva, es cualquier tipo de agente de naturaleza biológica, microbiano o no, natural o recombinante, y los productos de naturaleza tóxica que se deriven de él (toxinas), que tenga acción lesiva, incapacitante o letal sobre los seres humanos, los animales o las plantas. Según Naciones Unidas, este tipo de armas pueden ser mortales y sus efectos altamente contagiosos.. Asimismo, las consecuencias de la liberación deliberada de agentes biológicos o toxinas por parte de actores estatales o no estatales podrían ser dramáticas. Además de la trágica pérdida de vidas, estos sucesos podrían provocar escasez de alimentos, catástrofes medioambientales, pérdidas económicas y la generalización de la enfermedad, el miedo y la desconfianza entre la población.

¿Están permitidas?

No, la comunidad internacional prohibió el uso de armas químicas y biológicas después de la Primera Guerra Mundial. Tras el uso de gas tóxico en la contienda, en 1925 se firmó el 'Protocolo sobre la prohibición del uso en la guerra de gases asfixiantes, tóxicos o similares y de medios bacteriológicos', que estableció una normativa clara de acuerdo con el derecho internacional.

Existe una Convención sobre las Armas Químicas (CAQ) que busca alcanzar un mundo libre de armas químicas y de la amenaza de su uso. Según la OPAQ, hay 193 estados comprometidos con la CAQ, por lo que el 98% de la población mundial vive en teoría bajo la protección de esta convención. Además, se ha verificado la destrucción del 99% de los arsenales de armas químicas declarados por los estados poseedores. Rusia es firmante de la convención.

Asimismo, la prohibición de 1925 volvió a reforzarse con la Convención sobre las Armas Biológicas, el primer tratado multilateral sobre desarme en prohibir el desarrollo, la producción y el almacenamiento de toda una categoría de armas de destrucción en masa, que entró en vigor en 1975.

Asimismo, en la Segunda Conferencia de Examen (1986) se acordó que los estados partes habrían de poner en práctica una serie de medidas de fomento de la confianza para prevenir o reducir la incidencia de "ambigüedades, dudas y sospechas", así como a mejorar la cooperación internacional en el ámbito de las actividades biológicas con fines pacíficos.

Los precedentes de Siria e Irak

La última vez que se usaron las armas químicas en un conflicto bélico fue en la guerra de Siria, en 2018. El régimen de Bashar al Asad lanzó un ataque químico en la ciudad de Duma. En ese momento -desde 2015-, Rusia ya había entrado abiertamente en la contienda y actuaba sobre el terreno como aliado de Asad. Desde el año 2012, esta región, además de otras localidades como Idleb, fueron atacadas en numerosas ocasiones con este tipo de munición. La Organización de Naciones Unidas (ONU) investigó los distintos casos y concluyó que el responsable era el régimen de Bashar al Asad.

Asimismo, en el año 2015, el Estado Islámico utilizó gas mostaza -considerado como arma química- contra los kurdos en Irak. La Organización para la Prohibición de Armas Químicas aseguró haber encontrado síntomas del uso de mostaza azufrada en 35 kurdos.