El giro español

Rusia, el aliado de Argelia

La invasión de Ucrania plantea incertidumbre sobre la red de relaciones del Kremlin

El enviado especial de la ONU para en Sahara, Staffan de Mistura, durante una visita a los campos de refugiados saharuis en Tinduf (Argelia), el pasado enero.

El enviado especial de la ONU para en Sahara, Staffan de Mistura, durante una visita a los campos de refugiados saharuis en Tinduf (Argelia), el pasado enero. / REUTERS / RAMZI BAUDIN

3
Se lee en minutos
Marc Ferrà

La invasión rusa de Ucrania ha marcado un antes y un después en el tablero global. Por ahora hay más incertidumbre que certezas sobre las posibles consecuencias del conflicto en la compleja red de alianzas del Kremlin: “Están sucediendo muchos cambios muy profundos y nos cuesta todavía vislumbrar todas las consecuencias”, relata Laurence Thieux, profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid. “Es difícil ver cómo quedarán las alianzas en un futuro próximo, pero a día de hoy, todo lo que este tocado por Rusia sale debilitado frente a Estados Unidos y la Unión Europea”, sostiene Antonio Alonso, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad San Pablo CEU. 

Argel ha sido históricamente uno de los aliados más importantes de Moscú en el Magreb. Una alianza que se empezó a tejer en la época de la Unión Soviética y la guerra de independencia argelina. Actualmente, ambos países son la principal fuente de gas de Europa. “La alianza de Argelia con Rusia se ha ido fortaleciendo cada vez más en los últimos años”, defiende Alonso. 

El reciente apoyo del Gobierno español al plan de autonomía marroquí para el Sáhara Occidental ha molestado a Argelia, principal aliado del Frente Polisario. Este malestar se ha traducido en incertidumbre sobre si en el futuro esto se puede traducir en algún tipo de consecuencias en el suministro de gas a España. Hasta el momento, el Gobierno argelino no ha anunciado ninguna represalia más allá de llamar a consultas a su embajador en Madrid y expresar su “sorpresa” por el “cambio repentino de la posición española”.

“Durante décadas, Argelia ha sido un proveedor fiable de gas para España” escribe este lunes el medio argelino TSA en el artículo titulado Argelia, decepcionada por la "ingratitud” de España. “Dar la espalda bruscamente a un vecino histórica y geográficamente cercano y económicamente fiable es un acto difícil de entender”, concluye el texto.

Abstención en la ONU

Argelia se abstuvo en la votación a principios de marzo en las Naciones Unidas para condenar la invasión rusa de Ucrania, una posición que también adoptaron otros socios de Moscú. “Argelia y otros países africanos están intentando mantener cierta ambigüedad porque evidentemente tienen relaciones con Rusia, pero no quieren cerrar puertas a otras alianzas”, explica Thieux. La experta añade que “son territorios que tienen muchas dificultades internas, que se van a incrementar con la subida del precio de los alimentos, la dependencia que tienen también es muy grande”.

Desde el inicio de la ofensiva en Ucrania y escalada del precio del gas, Europa y especialmente España han mirado hacía Argelia, el país norteafricano ha sido históricamente un “socio fiable y serio” en el suministro de este hidrocarburo, según defienden los analistas. “A Argelia le interesa mostrar que puede ser una alternativa al gas ruso, aunque su capacidad de abastecimiento es bastante limitado”, señala Thieux. 

La cooperación militar rusa en Argelia

“El ámbito donde las relaciones son más estrechas es lógicamente el de defensa y la compra de armamento por parte de Argelia, el 80% aproximadamente procede de Rusia”, apunta Rafael Bustos, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Complutense de Madrid. Un puente diplomático que también contempla “formación militar, maniobras conjuntas”, remarca el experto. El comercio y la energía son otros dos puntos de peso en esta alianza.

En la última década, Rusia se ha acercado al norte de África y el Mediterráneo, pero influencia no se frena en Argel. Moscú se ha implicado en el conflicto en Libia y ha mostrado buena sintonía con las autoridades egipcias, también Marruecos mantiene relaciones comerciales con Rusia. Rabat, además, decidió no participar en la votación en las Naciones Unidas para condenar la invasión Rusa.

Noticias relacionadas

"Desde hace diez años la influencia de Rusia en todo el entorno del Mediterráneo se ha incrementado”, explica Alonso, apunta como principal motivo al momento histórico que se abrió tras las primaveras árabes del 2012 y la progresiva retirada de Estados Unidos de los principales escenarios bélicos de Oriente Próximo. “A partir de ese momento, Rusia aprovechó para incrementar su influencia”.

Rusia siguió de cerca todas las revueltas en los países del Norte de África y Oriente Próximo y “en los territorios en los que parece que fracasaron las primaveras árabes, Rusia ha entrado con fuerza como alternativa a los Estados Unidos y para romper el aislacionismo en el que se encontraron algunos países por no ser democráticos, como entienden los estándares europeos”, remarca Alonso, que pone como ejemplo Egipto o Argelia.