El modelo sirio en Ucrania: la incertidumbre de la muerte en cada instante

El objetivo de Putin es crear miedo que obligue a huir

El modelo sirio en Ucrania: la incertidumbre de la muerte en cada instante

RICARDO GARCIA VILANOVA

3
Se lee en minutos
Ricardo Garcia Vilanova

Una fuerte detonación rompe, de repente, el silencio que envuelve uno de los múltiples 'checkpoints' que rodean Kiev. Las miradas de los soldados del Ejército ucraniano y de los miembros de las fuerzas civiles de la Defensa Territorial se dirigen al cielo en busca del origen de tal estruendo. Una gran masa de humo con varios tentáculos aún resulta visible. Permanece suspendida a poca altura durante unos segundos. “Es un dron”, dice el oficial al mando de esta posición. “Un dron de vigilancia ruso, no va armado”. Mal preludio.

Un día después del incidente, este lunes, y hasta la fecha, cuatro edificios han sido destruidos en esa zona. La escena es fantasmagórica. Un gran edificio envuelto en humo y llamas presagia lo peor. "Yo era profesora de dibujo", nos dice Valeria. “Ya no duermo aquí desde hace días, tengo una pequeña casita fuera de Kiev”, explica entre lágrimas. Recoge las pocas pertenencias que no han sido dañadas. Su padre, de origen ruso, le ayuda, mientras muestra unos dibujos de su nieto “¿Qué están haciendo?”, se pregunta.

La estrategia siria es la respuesta a su pregunta. El primer objetivo es crear miedo, y eso se consigue sembrando la incertidumbre de la muerte en cada instante. Ahora lo hacen con bombardeos, será cuestión de tiempo que empleen el temido doble tap (doble disparo al mismo blanco), y con saboteadores que atentan contra civiles dentro y fuera de las ciudades. Nunca sabes cuándo va a caer el próximo misil, y con esa angustia de ver que a todos les puede llegar se consigue que la gente emprenda el la huida.

Asesino, no loco

Ese es el principal objetivo, crear miedo para que se vayan, porque aunque se tenga la imagen de un loco en mente, de alguien que ordena matar civiles, no lo es. Es un asesino, pero no un loco. Si lo fuera, ya habría arrasado con todo, porque tiene la capacidad y los medios para hacerlo. Es una asesino que aplica la doctrina siria: tensar la cuerda más, pero sin romperla. De hecho, los cuatro edificios bombardeados son “daños controlados” , porque los impactos no han sido directos. Es la repetición de Siria, pero en Europa. Primero empezar con pequeñas destrucciones, y finalmente terminar con ciudades enteras arrasadas.

Cuando determinadas líneas se superan -en Siria, la línea roja que marcó Obama se superó con el uso de armas químicas- la impunidad del que se siente con el poder se desata. Los impactos de estos misiles  y el punto donde fue destruido el dron  coinciden inquietantemente en el mapa con el triángulo de Irpin. No es casualidad, las casualidades no existen y menos en las guerras. El no loco no quiere una masacre total de civiles ( porque ya la tendría si quisiera); su plan es mas sibilino: está despejando una ruta de entrada a Kiev. Porque la única forma de tomar Kiev es arrasarla y una vía arrasada sin civiles es la llave de entrada. No se puede tomar una ciudad así de ninguna otra forma.

Noticias relacionadas

Lo que marca la diferencia en una guerra es el tiempo, y al no loco se le está acabando, así que lo que necesita  es una demostración de fuerza y una victoria simbólica. Esas dos son las herramientas para negociar desde una posición de fuerza. La guerra también se libra con la prensa. Conseguir la opacidad informativa es un objetivo, y la forma de hacerlo, es conseguir que haya los menos periodistas en el terreno. Tener cinco periodistas muertos y un herido en dos semanas tampoco es casualidad.

Un periodista estonio, un conductor y yo mismo fuimos objeto de un ataque deliberado a las puertas de Cherhiniv. No fue algo casual, fue premeditado. El piloto del avión ruso nos vio, descendió su avión y vio dos tipos con cámaras, después lanzo la bomba. El equipo de SkyNews también  fue atacado pese a estar claramente identificado. Habrá muchos mas. Secuestrar la información es otra forma de ganar la guerra, porque la guerras no solo se ganan en el campo de batalla.