Guerra en el este de Europa

Rusia reactiva la ofensiva para rodear Kiev

El Gobierno ucraniano admite la muerte de 1.300 militares, mientras se abre un corredor humanitario para llevar alimentos y medicinas a la asediada Mariúpol

Un almacén de congelados incendiado por el fuego ruso en la población de Kvitneve, provincia de Kiev, en Ucrania. / REUTERS

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

Falto de éxitos militares de envergadura en los frentes norteños, y con la ofensiva en el sur concentrada en la conquista del puerto de Mariúpol, las tropas del Kremlin han intensificado sus ataques en los alrededores de Kiev, con el aparente ánimo, según los mandos militares ucranianas, de rodear la ciudad de una vez por todas. Pese al renovado empuje de los soldados del Kremlin, el presidente Volodímir Zelenski permanece desafiante, y promete que el enemigo solo logrará entrar en la capital si "nos destruyen a todos".

El aeródromo de Valsylkiv, al sur de la gran metrópolis ucraniana, ha sido destruido este sábado por los misiles rusos, mientras que en el noroeste de la misma también se han registrado violentos enfrentamientos. Los atacantes se hallan a unos 25 kilómetros de Kiev, pero la moral de los defensores de la ciudad se halla por las nubes después de que en las últimas horas se haya difundido un vídeo de un ataque ucraniano contra una columna blindada a la altura de Sykbyn, en los aledaños orientales. En las imágenes se aprecia como una lluvia de obuses y proyectiles cae sobre los invasores, destruyendo el tanque ruso que se hallaba en primera posición y otro vehículo situado más atrás. "Les hemos disparado con tanques y lanzagranadas; se retiraron para esconderse en los pueblos de los alrededores", ha asegurado a un periodista de France Presse uno de los militares ucranianos que tomó parte en los enfrentamientos, apodado Topaz.

De acuerdo con el Estado Mayor ucraniano, los rusos intentan en estos momentos eliminar las defensas en el norte y en el oeste de la capital rusa para "bloquearla" y "rodearla".

Pérdidas militares ucranianas

En su alocución diaria, el presidente Zelenski ha hecho un primer balance de pérdidas militares en sus filas. Ha cifrado en 1.300 el número de soldados ucranianos muertos, y los ha comparado con las 12.000 bajas que asegura ha sufrido el adversario, una proporción de 10 a 1 que satisface al mandatario. Por su parte, Moscú tan solo ha admitido menos de 600 fallecidos. Las estimaciones norteamericanas hablaban hace unos días de entre 2.000 y 4.000 fallecidos, mientras que informes de la inteligencia europea los elevaba a 6.000. Ninguna de estas cifras ha podido ser confirmada de forma independiente.

En el flanco sur de la guerra, llegaron durante la jornada las primeras noticias positivas para la población civil asediada en Mariúpol. Tras varios fracasos, las autoridades ucranianas han logrado por fin abrir un corredor humanitario para llevar hasta allí alimentos y medicinas. "Corredor verde abierto; una caravana humanitaria partió de Zaporiyia, en el centro del país, hacia Mariúpol", ha anunciado con entusiasmo la alcaldía en su cuenta de Twitter. "Más de 90 toneladas de alimentos van a parar a la ciudad, que lleva 11 días bloqueada", ha continuado. Para garantizar que el convoy llegaba a su destino, miembros del clero de la Iglesia ortodoxa han aceptado acompañar personalmente a los vehículos.

A un centenar de kilómetros de Mariúpol, concretamente en Melitopol, una de las primeras localidades en caer bajo el control de las fuerzas rusas, individuos con pasamontañas han arrestado al alcalde de la ciudad, Iván Fedórov. En una nueva muestra de que la gestión de la ocupación de los territorios conquistados no le va resultar nada fácil al Kremlin, dos millares de personas se han congregado en la plaza del Ayuntamiento para exigir su liberación gritando "Libertad para el alcalde". El propio presidente Zelenski ha pedido personalmente a su homólogo en Francia, Emmanuel Macron, y al canciller de Alemania, Olaf Scholz, que se involucren personalmente y traten el tema con el presidente Vladímir Putin cuando mantengan conversaciones con él.

Noticias relacionadas

El frente diplomático también ha mostrado signos de actividad durante las últimas horas. Este sábado se ha confirmado que rusos y ucranianos están negociando a través de videoconferencia, después de tres rondas presenciales mantenidas en los primeros días del conflicto. "Las negociaciones con la delegación rusa se celebran ahora ininterrumpidamente en formato vídeo; se han creado subgrupos de trabajo especiales", ha informado en su canal de Telegram Mijaíl Podolyak, quien encabeza las negociaciones en el bando ucraniano.

El tono y el contenido de las conversaciones, a decir incluso del presidente Zelenski, es otro. "Ahora, la parte rusa, en las negociaciones, ha comenzado a hablar de cosas y no a emitir ultimátums; creo que es un enfoque fundamentalmente diferente", ha constatado el mandatario. Putin exige, para detener la ofensiva, el reconocimiento de la independencia de Donbás y la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia, además de la desmilitarización del país.