Sanciones económicas

El Reino Unido congela los activos de Abramovich y otros grandes oligarcas rusos

Las nuevas medidas castigan a los billonarios próximos a Putin, "cómplices" de la agresión a Ucrania, con un valor de 18.000 millones de euros

Roman Abramovich.

Roman Abramovich. / EFE / ANDY RAIN

3
Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

El más famoso de los oligarcas rusos, Roman Abramovich, ha sido uno de los siete multimillonarios de esa nacionalidad sancionados por el Gobierno de Boris Johnson por su vinculación con Vladímir Putin, en respuesta a la invasión rusa de Ucrania. El aún dueño del club de fútbol Chelsea tiene desde ahora prohibida la entrada en el Reino Unido y todos sus activos han sido congelados. Tampoco podrá realizar transacciones comerciales o financieras con individuos o entidades británicas.

La fortuna de Abramovich, según fuentes oficiales, está valorada en 11.200 millones de euros. "Es uno de los pocos oligarcas de la década de 1990 que mantiene su prominencia bajo el mandato de Putin", ha señalado la ministra de Asuntos Exteriores británica, Lizz Truss.

Venta paralizada

Dos días después del inicio de la invasión rusa a Ucrania, Abramovich, de 55 años, cedió el poder absoluto que tenía en el club y abandonó la dirección. La pasada semana anunció la puesta en venta del Chelsea, que había adquirido en 2003. Ahora, la operación de venta queda por el momento en el aire, si bien el Gobierno de Londres estudiará en el futuro una dispensa especial para que el club pueda ser vendido, asegurándose de que Abramovich no se beneficiará. "No recibirá un penique de esa venta", señaló una fuente gubernamental. La suspensión podría afectar al valor del club. Los medios británicos estiman que hay una veintena de individuos, en Europa y América, interesados en la adquisición, pero la luz verde para realizar la operación puede hacerse esperar y a eso se añade un posible laberinto de legal en este nuevo escenario. Tampoco será posible al Chelsea hacer nuevos fichajes por ahora.

Desde el club han pedido a las autoridades que se tenga en cuenta a los fans en cualquier decisión futura. En cuanto a la actividad estrictamente balompédica, el club podrá obtener una licencia para continuar "con sus actividades relacionadas con la competición deportiva", según el Gobierno. El partido de la Premier League previsto para este jueves contra el Norwich sigue por tanto adelante.

Oligarcas por valor de 18.000 millones

En la lista de sancionados publicada por el Ejecutivo británico figuran otros seis oligarcas rusos estrechamente vinculados con el Kremlin. Oleg Deripaska de 52 años es el dueño EN+Group con intereses en la minería y otros sectores energéticos. Sus negocios están centralizados en Londres, con la sede principal en Georgia House, a dos paseos del Palacio de St. James. En el pasado Deripaska ha estado vinculado a altos cargos de la política británica. El Gobierno de Estados Unidos le ha acusado de chantaje y crimen organizado.

Noticias relacionadas

El resto de los sancionados son Igor Sechin, presidente de la compañía de petróleo rusa Rosnefty y exmiembro de la KGB, los antiguos servicios secretos rusos, a los que también perteneció Putin con el que mantiene una estrecha relación; Andrey Korstin, presidente del banco VTB; Alexei Miller, director ejecutivo de la empresa pública de energía Gazprom; Nikolai Tokarev, presidente de la compañía pública de oleoductos Transneft; y Dimitri Lebedev, presidente del consejo de administración del banco Rossiya. El patrimonio y activos del grupo de oligarcas se valora en unos 18.000 millones de euros.

Sin piedad

"No puede haber refugios seguros para los que han respaldado el despiadado ataque de Putin contra Ucrania", ha señalado Johnson. "No tendremos piedad contra aquellos que permiten la matanza de civiles, la destrucción de hospitales y la ocupación ilegal de aliados soberanos". Johnson había sido muy criticado por la oposición laborista y algunos diputados conservadores ante la tardanza para sancionar a Abramovich, el oligarca ruso más famoso para los británicos.