¿Por qué hay soldados rusos que abandonan la guerra?

¿Por qué hay soldados rusos que abandonan la guerra?

ALEXANDER ERMOCHENKO/REUTERS

2
Se lee en minutos
El Periódico

El ministro británico de Defensa, Ben Wallace, ha asegurado este miércoles que la moral es baja entre los soldados rusos que combaten en Ucrania, pero ha resaltado que, a la vez, el régimen de Vladímir Putin es despiadado y no parece conocer el límite de la violencia.

"Hemos visto muchas rendiciones, pero eso no quita el hecho de que hay un liderazgo de las fuerzas armadas rusas muy despiadado y un presidente que parece no conocer el límite de cuánta violencia usará para lograr sus objetivos", ha declarado Wallace a la BBC.

Los soldados rusos que participan en la invasión ucraniana deben enfrentarse a una férrea resistencia que ha causado grandes bajas a Rusia. Según un último informe de las fuerzas armadas ucranianas, desde el comienzo de la invasión el 24 de febrero, han matado a 5.840 invasores rusos.

Además, los soldados rusos, la mayoría jóvenes de apenas 18 años, encuentran oposición también por parte de los civiles que resisten en las ciudades por las que pasan, que les reciben al grito de "¡Asesinos!". A ello se suma que parte de estos civiles, entre ellos deportistas profesionales de renombre internacional como los hermanos Klitschko, el entrenador del Sheriff, o el gran maestro de ajedrez Yuriy Timochenko se han alistado en el Ejército ucraniano para combatir la invasión rusa.

El ministro ha señalado que las fuerzas rusas llevan un retraso de días sobre el calendario que se habían marcado en la invasión de Ucrania y eso "genera estrés en las cadenas logísticas de suministro".

"Es por eso que se ha visto que algunas de estas columnas se han detenido" y también "les ha sorprendido la fuerza de la resistencia ucraniana", ha agregado.

Noticias relacionadas

Wallace puntualiza que "ninguna de las principales ciudades ha sido tomada" por las fuerzas rusas, al tiempo que advirtió de que una fuerza de ocupación enfrentaría a insurgentes como los que tuvieron que enfrentar los soviéticos en Afganistán u Occidente en Irak.

"Invadir un país con una fuerza abrumadora es una cosa, ocupar a un pueblo de 44 millones que no te quiere es algo muy diferente", ha agregado.