Invasión rusa

Ucrania advierte sobre el peligro de contaminación nuclear

La embajada ucraniana en España denuncia el bombardeo de escuelas y edificios residenciales por Rusia

Edificio residencial de Kiev, capital de Ucrania, atacado por un misil.

Edificio residencial de Kiev, capital de Ucrania, atacado por un misil.

4
Se lee en minutos
Juan José Fernández

El gobierno ucraniano está avisando a los países europeos del riesgo de contaminación nuclear que supone el ataque ruso que está sufriendo el país, por la posibilidad de que afecte a las centrales nucleares diseminadas por su territorio. La guerra de Ucrania "puede tener implicaciones medioambientales en toda Europa", ha advertido este sábado el ministro consejero de la embajada de Ucrania en España, Dmytro Matiuschenko, aseverando el “peligro para la comunidad internacional” que se cierne por la cercanía de 15 reactores nucleares ucranianos a los “bombardeos indiscriminados de Rusia”.

Durante un encuentro con los medios, el número dos de la legación diplomática en Madrid ha confirmado las informaciones sobre registros de contaminación por rayos gamma entre cinco y diez veces superiores a las que se anotaban antes de la invasión en la zona de Chernobyl. Matiuschenko y su gobierno lo atribuyen al paso de tropas y blindados rusos por la zona de excusión y a la captura por el ejército de Putin de 130 operarios ucranianos encargados de la custodia del sarcófago de la gran central siniestrada, "construido con gran esfuerzo y ayuda internacional".

Kiev ya avisó el pasado jueves, al final de la primera jornada de la guerra con Rusia, de que las tropas rusas, en su camino a la capital del país, habían atravesado los alrededores de Pripiat y el entorno de la central, disparando el nivel de contaminación por polvo radiactivo a niveles rayanos en lo crítico.

Resistencia ucraniana

“La guerra relámpago de Putin no ha funcionado”, ha declarado este sábado el número dos de la embajada de Ucrania en España. Ha hecho una clara alusión a que su gobierno prevé que el conflicto se alargará en el tiempo. "El Ejército de Ucrania está ahora más fuerte", ha indicado. La legación de Ucrania reporta un recuento de 3.500 "bajas" de soldados rusos, 102 carros de combate y 536 blindados destruidos por el ejército ucraniano, además de 8 helicópteros, 15 drones y 14 cazas abatidos. El diplomático ha

Matiuschenko: "El Kremlin no entiende que en el siglo XXI la forma de resolver los conflictos es el diálogo"

admitido 134 bajas en las fuerzas ucranianas y 800 en el lado ruso el primer día de combates, además de 200 prisioneros. No ha informado de un balance a día de hoy, ni ha precisado el total de bajas ucranianas.

A preguntas de este diario, Matiuschenko no ha descartado el uso por parte de Rusia de munición de uranio empobrecido, bombas de racimo y otras armas proscritas internacionalmente.

"No queremos guerra, pero estamos dispuestos a defender nuestro territorio", ha respondido el número 2 de la embajada de Ucrania cuando le han preguntado por conversaciones Kiev-Moscú. "El Kremlin no entiende que en el siglo XXI la forma de resolver los conflictos es el diálogo", ha añadido, subrayando: "Nadie sabe qué pasa por la cabeza de la camarilla del Kremlin".

Matiuschenko ha afirmado su confianza en una victoria ucraniana -"De cualquier forma ganaremos, lo que no sabemos es a qué´precio"-, negando la fortaleza que los analistas militares atribuyen a las fuerzas rusas. "Los soldados rusos no tienen ni idea de por qué combaten; nosotros sí: por nuestra tierra y nuestra libertad".

Daños civiles

La embajada ucraniana en España ha denunciado el bombardeo por Rusia de numerosos edificios civiles, entre ellos un hospital infantil en la ciudad de Jarkov y 15 edificios de viviendas en Mariopol, en la costa del mar Negro. Reporta también 17 adultos heridos en las últimas horas por el “bombardeo múltiple de lanzacohetes en zonas residenciales”. 

El ministro consejero Dmytro Matiuschenko ha acusado a Rusia de emplear una "táctica de destrucción de escuelas, jardines de infancia y hospitales" con el objetivo de "sembrar el pánico" en el país.

Noticias relacionadas

Matiuschenko ha compartido con el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, "la ceremonia" de envío de la primera carga de ayuda humanitaria a Ucrania. El diplomático ha eludido comentar cómo ve su gobierno que la OTAN no envíe tropas a su territorio, admitiendo, como recordó ayer la ministra española de Defensa, Margarita Robles: "Ucrania no es miembro de la OTAN, no dispone de sus elementos. Ucrania tiene su ejército". Pero ha agradecido sobremanera el "apoyo considerable" de España y otros países de la alianza atlántica en el envío de "material de protección individual y de protección antitanque, casos, chalecos, que son fundamentales".

Matisuchenko ha pedido en nombre de su gobierno un embargo internacional a Rusia, “sobre todo de la venta de su petróleo y su gas”, la expulsión de Rusia del sistema de pagos Swift y la prohibición de vuelos de aviones rusos en el espacio aéreo europeo. “Rusia afirmó hace unos días que no iba a atacar a Ucrania. Ahora vemos el valor de sus palabras”, ha concluido.