Medida excepcional

Trudeau declara una emergencia federal en Canadá para acabar con las protestas

 

  • La medida, criticada por conservadores y defensores de derechos civiles, da extraordinarios poderes al Gobierno, aunque no se invocará al Ejército

  • Dimite el jefe de policía de Ottawa, cuestionado por su respuesta a la ocupación de los camioneros del centro de la capital, según medios locales

Protestas de los antivacunas en Ottawa (Canadá)

Protestas de los antivacunas en Ottawa (Canadá)

3
Se lee en minutos
Idoya Noain
Idoya Noain

Periodista

ver +

18 días después de que empezaran en Canadá las protestas que han paralizado el centro de Ottawa y han bloqueado varios puentes vitales para el comercio entre el país y Estados Unidos, el primer ministro, Justin Trudeau, anunció el lunes que invocará la Ley de Emergencias para acabar con lo que ha llamado una "ocupación ilegal que necesita acabar". "Estas no son manifestaciones pacíficas", remarcó Trudeau al hacer el anuncio.

La norma da amplias potestades al Gobierno federal, incluyendo la capacidad de limitar derechos civiles, y su invocación ha sido cuestionada no solo por líderes provinciales y activistas conservadores, sino también por grupos de derechos civiles. La Asociación Canadiense de Libertades Civiles, por ejemplo, ha advertido que normalizar el uso de la legislación de emergencia "amenaza la democracia".

Trudeau y su Gobierno defienden que las medidas que van a aplicar bajo el amparo de la norma serán "limitadas, responsables y razonables" y el primer ministro insistía el lunes en que no se usará al Ejército para acabar con las manifestaciones y solo se dotará de "más herramientas" a la policía para "restaurar el orden" donde las protestas "constituyan actividades ilegales y peligrosas". En Ottawa, mientras, este martes ha presentado su dimisión el jefe de policía, Peter Sloly, según fuentes cercanas citadas por medios locales. La respuesta de Sloly a la ocupación iniciada por los camioneros ha sido ampliamente cuestionada como débil.

Un paso excepcional

La ley federal de emergencia, aprobada en 1988, nunca se había invocado y en tiempos de paz su versión previa solo se aplicó una vez, justamente por el padre de Trudeau, que en 1970 envió tropas a Montreal para combatir una ola de terrorismo de separatistas violentos de Quebec. Aunque las medidas entraron en vigor inmediatamente el mismo lunes, la norma tiene un mecanismo que obliga a que su implementación sea revisada en siete días por el Parlamento, que puede revocar su uso.

"Seguir el dinero" 

Varias de las herramientas que se van a aplicar se destinarán a luchar contra la financiación de las protestas, en las que se ha detectado corrientes extremistas y que hasta ahora se ha organizado en dos plataformas de crowfunding y en las que se han identificado donaciones extranjeras.

"Hay que seguir el dinero", dijo el lunes en la rueda de prensa del Gobierno la viceprimera ministra, Chrystia Freeland, que anunció que se ampliarán las normativas contra lavado de dinero y financiación del terrorismo para incluir plataformas de crowfunding y critpomonedas.

"Sabemos que estas plataformas se están usando para apoyar actividades ilegales que están dañando la economía", aseguró la también ministra de Economía, que explicó que los bancos podrán inmediatamente congelar o suspender con una orden judicial las cuentas personales o de negocios de gente involucrada en los bloqueos y se podrá suspender el seguro de los vehículos que se usen en los "bloqueos ilegales".

También Trudeau denunció "el impacto de las redes sociales y de financiación ilícita de actividades organizadas diseñadas para desestabilizar el país" y recordó que Canadá es uno de los países con el índice de vacunación más alto. "Es un tema que no divide a los canadienses", dijo. Las protestas nacieron inicialmente por la oposición de algunos camioneros a las restricciones que les impedían viajar entre Canadá y EEUU si no estaban inmunizados pero se fueron extendiendo y ahora recogen el rechazo a mandatos, máscaras y vacunas y también muchas reivindicaciones contra el gobierno.

Noticias relacionadas

"Alguna gente dirá que actuamos demasiado rápido y otra que debíamos haber actuado hace semanas. La realidad es que la ley de emergencias no es algo que tomar a la ligera", explicó Trudeau defendiendo su actuación hasta el momento.

Arrestos e incautaciones de armas 

La declaración de emergencia federal llegaba el mismo día en que, después de arrestos el domingo, por fin reabría el puente Ambassador, que une Windsor, en Ontario, y Detroit, en Michigan. Mientras, en otro puente que sigue bloqueado por los manifestantes en Coutts, Alberta, la Real Policía Montada del Canadá anunció el arresto de 31 personas después de incautarse de armas de fuego y abundante munición.