Violencia en Oriente Próximo

Huelga en varias ciudades de Cisjordania tras el asesinato de tres palestinos por el Ejército de Israel

  • Las localidades de Nablús, Ramala, Yenín y Tulkarem secundan el paro tras la muerte de milicianos que formarían parte del brazo armado de Al Fatá

Disturbios entre palestinos e israelíes en la región de Nablús, en Cisjordania.

Disturbios entre palestinos e israelíes en la región de Nablús, en Cisjordania. / NIDAL ESHTAYEH / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

1
Se lee en minutos
Europa Press

Jornada de huelga este miércoles en la ciudad de Nablús y otras localidades de Cisjordania en protesta por el asesinato el martes de tres milicianos palestinos durante una operación de las fuerzas de seguridad israelís.

Las tiendas y los comercios están cerrados, mientras que las clases han sido suspendidas. La huelga está siendo igualmente seguida en Ramala, Yenín y Tulkarem, según las informaciones recogidas por la agencia palestina de noticias WAFA.

El paro fue convocado por el gobernador de Nablús, Ibrahim Ramadán, quien dijo que el objetivo era "conmemorar las vidas de tres mártires asesinados por las fuerzas de ocupación israelís", tal y como ha informado la agencia palestina de noticias Maan. Asimismo, ha habido llamamientos a favor de la celebración de manifestaciones en puestos de control del Ejército en Cisjordania, sin que por ahora haya informaciones sobre incidentes o detenciones.

Miembros del brazo armado de Al Fatá

Noticias relacionadas

Las autoridades israelís afirmaron tras la operación que los muertos eran parte de "una célula terrorista", responsables de ataques armados contra militares y civiles durante las últimas semanas. La Policía israelí indicó que los sospechosos "intentaron abrir fuego" contra los agentes de una unidad antiterrorista que intentaba arrestarles y añadió que, durante la operación, fueron incautadas dos M16. Los palestinos muertos en la operación serían miembros de la Brigada Mártires de Al Aqsa, el brazo armado de Al Fatá.

Por su parte, el Gobierno y el Ministerio de Exteriores palestinos condenaron en sendos comunicados la operación y reclamaron una investigación internacional. Asimismo, el Ministerio solicitó al Tribunal Penal Internacional (TPI) que acelere su investigación sobre los crímenes en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO).