Tensión en el este de Europa

Nuevos datos de EEUU alertan sobre una posible invasión exprés de Ucrania

Una imagen vía satélite muestra tropas rusas en Rechitsa, Bielorrusia, el pasado 4 de febrero según la empresa estadounidense Maxar Technologies.

Una imagen vía satélite muestra tropas rusas en Rechitsa, Bielorrusia, el pasado 4 de febrero según la empresa estadounidense Maxar Technologies. / MAXAR TECHNOLOGIES (REUTERS)

3
Se lee en minutos
El Periódico

Nuevos datos del Pentágono y de los servicios de inteligencia de Estados Unidos difundidos en las últimas horas han vuelto a hacer saltar las alarmas sobre una posible invasión rusa de Ucrania. Se trataría, según estos informes, de una invasión exprés. En tan solo dos días, las tropas mandadas por Moscú podrían tomar la capital ucraniana, Kiev, y provocarían 50.000 víctimas, entre muertos y heridos, y cerca de cinco millones de refugiados que escaparían del conflicto armado a otros países, en su mayoría Polonia.

El escenario que dibuja este último análisis, difundido por 'The Washington Post' este domingo, fue explicado en reuniones celebradas la semana pasada entre legisladores estadounidenses y altos mandos militares y de inteligencia de Washington.

Los cálculos de un eventual ataque de Moscú coinciden con el aumento de tropas en la frontera con Ucrania y en la vecina Bielorrusia, donde el Ejército ruso está realizando unas maniobras militares.

Según los cálculos de los servicios de inteligencia, hasta el viernes se habrían contabilizado 83 batallones rusos, con aproximadamente 750 soldados cada uno, preparados para un posible asalto. Hace dos semanas habían 60 batallones. Además, a esos más de 62.000 soldados listos para atacar habría que sumar a decenas de miles de personal adicional para brindar apoyo logístico, aéreo y sanitario.

Washington y Kiev han cifrado en unos 100.000 los soldados rusos desplazados a lo largo de la frontera del país con Ucrania. Otra fuente citada por el 'Post' ha elevado ya ese número a 130.000.

Imágenes por satélite

Coincidiendo con estos informes, este domingo la agencia Reuters difundió imágenes satelitales de una empresa privada que mostraban detalles de las maniobras militares en la frontera de Bielorrusia con Ucrania. Según estos dos países, los ejercicios conjuntos tendrán lugar del 10 al 20 de febrero con el objetivo de entrenar para repeler un ataque en las fronteras del sur de su alianza.

Las imágenes de Maxar Technologies, con sede en EEUU, mostraron que unidades militares armadas con misiles, lanzacohetes múltiples y aviones de ataque se habían desplegado en Bielorrusia en tres lugares cerca de la frontera con Ucrania.

Reuters no pudo verificar de forma independiente las imágenes y ni Rusia ni Bielorrusia respondieron a las llamadas de la agencia.

Maxar Technologies dijo que había recopilado imágenes de equipos militares cerca de Yelsk, Rechitsa y Luninets el 4 de febrero. Todas las ubicaciones se encuentran a unos 50 kilómetros de la frontera con Ucrania.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha calificado las maniobras rusas en Bielorrusia como el mayor despliegue ruso en la zona desde la Guerra Fría y añadió que los misiles Iskander con capacidad nuclear formaban parte de ellas.

"En cualquier momento"

En la misma línea, el asesor principal de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, insistió en una entrevista en la cadena Fox en la inminencia de un ataque militar contra Ucrania, aunque consideró que la diplomacia sigue siendo una opción. "En cualquier momento, Rusia podría tomar acciones militares contra Ucrania, o podría ser en un par de semanas, o Rusia podría optar por escoger la vía diplomática", señaló.

Sullivan consideró que Moscú tiene diferentes alternativas entre las que citó la anexión de la región de Donbás, en el este de Ucrania; una invasión total que incluya llegar a la capital o ataques informáticos.

Ucrania relativiza el riesgo de invasión

Noticias relacionadas

Tras conocer estas informaciones, Ucrania instó a desconfiar de las "previsiones apocalípticas", al considerar que las posibilidades de una "solución diplomática" con Rusia son "muy superiores" a las de una "escalada militar".

Rusia niega cualquier deriva belicista y afirma que solamente quiere garantizar su seguridad.