Siete años de guerra

Al menos 70 personas mueren en un bombardeo sobre un centro de detención en Yemen

  • El ataque a un edificio de telecomunicaciones clave en la ciudad portuaria Hudayda ha dejado al país sin Internet durante horas, sembrando el pánico por la desinformación

  • Los aviones de la coalición militar liderada por Arabia Saudí han atacado un centro de detención temporal en la norteña ciudad de Saada, donde hay centenares de heridos bajo los escombros

Ruinas en la ciudad yemení de Saada.

Ruinas en la ciudad yemení de Saada. / Europa Press

4
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

Decenas de muertos y centenares de heridos escenifican el castigo colectivo que han recibido los yemenís este viernes. Tres bombardeos de la coalición militar liderada por Arabia Saudí han caído sobre un centro de detención de la ciudad de Saada la mañana del viernes. Al menos 70 personas han muerto y unas 200 han resultado heridas en esta zona norteña controlada por los hutís, que el pasado lunes lanzaron un ataque sobre Abu Dabi, miembro de la coalición, causando tres muertos. Además, el servicio de Internet se ha detenido en el país a causa de los ataques aéreos de la coalición al edificio de telecomunicaciones controlado por los hutís en Hudayda.

Los yemenís llevan cinco días bajo las bombas en las principales ciudades del país. A principios de la semana, los insurgentes lanzaron drones sobre el aeropuerto internacional de Abu Dabi y otras infraestructuras claves de la ciudad emiratí, provocando la muerte de tres personas. Desde entonces, la coalición militar encabezada por los saudís ha iniciado una virulenta campaña contra puestos clave de los hutís que se ha llevado por delante a los civiles como sus principales víctimas. Según Save the Children, los ataques de este viernes se han cebado sobre los niños y los migrantes, dos de los colectivos más vulnerables que acoge el país.

“El informe inicial de víctimas de Saada es aterrador; migrantes que buscan una vida mejor para ellos y sus familias, civiles yemeníes heridos por docenas, es una imagen con la que nunca esperamos despertar en Yemen”, ha denunciado Gillian Moyes, la directora de esta organización en el país. Al menos tres menores han muerto como resultado del impacto de los misiles sobre la ciudad portuaria de Hudayda mientras los pequeños jugaban en un campo de fútbol cercano. Los ataques aéreos dañaron TeleYemen, el monopolio estatal que controla el acceso a Internet en todo Yemen, lo que ha provocado un apagón de la red generalizado. El corte en las comunicaciones ha desatado el pánico entre los yemenís dentro y fuera del país ante la desinformación sobre si sus familiares seguían con vida o no.

Los aviones saudís se han ensañado sobre un edificio de dos plantas que servía como centro de detención temporal para las personas acusadas en espera de juicio en la norteña Saada. Horas después del ataque realizado este viernes por la mañana, siguen apareciendo heridos bajo los escombros. "Es probable que aumente el número de víctimas, desafortunadamente", ha lamentado Bachir Omar, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja en Yemen, que aún no ha facilitado la cifra de víctimas. Médicos Sin Fronteras calcula que el número de heridos en "alrededor de 200" personas.

Colapso humanitario

Muchas de ellas son migrantes africanos que llegan a Yemen para intentar acceder ilegalmente a Arabia Saudí, país fronterizo con la ciudad. Unos 70 detenidos han muerto y otro centenar han resultado heridas, la mayoría de las cuales son migrantes. Aún se espera que se descubran más víctimas en ambas ciudades ya que siguen las operaciones de rescate y búsqueda entre los escombros. A su vez, el ministro de Salud del Gobierno de los hutís, Taha al Mutawakil, ha hecho un llamado a través de medios afiliados al movimiento para que llegue la ayuda internacional. 

Al Mutawakil ha pedido a las organizaciones internacionales y las oenegés que envíen suministros médicos, equipos y aviones medicalizados para atender y evacuar a los heridos, pero el Consejo Noruego para los Refugiados ha afirmado que el "ataque flagrante a la infraestructura civil" que ha sumido al país en un apagón comunicativo "también afectará nuestra entrega de ayuda”. El representante ha subrayado que el sistema de salud yemení no puede hacer frente a esta “emergencia”, especialmente en Saada, donde los hospitales no cuentan con el combustible necesario para hacer funcionar los generadores eléctricos. Esta provincia es uno de los principales bastiones de los rebeldes chiís.

Noticias relacionadas

A parte de los bombardeos, la coalición árabe que interviene en el país desde marzo del 2015 impone un bloqueo contra Yemen.  Bajo la acusación de que los hutís reciben armas de su aliado iraní, controlan los bienes que entran por mar, tierra y aire, asfixiando al país. Durante los siete años de guerra, la infraestructura de Yemen se ha visto gravemente dañada y los suministros escasean en los territorios controlados por los rebeldes.

La escalada del conflicto en el país de la península de Arabia resultó en un aumento del 60% de las víctimas civiles en los últimos tres meses del 2021. En apenas 20 días del nuevo año, el panorama es desesperanzador mientras la población se aboca desde la catástrofe humanitaria al colapso definitivo.