En Tiznit

El detenido por asesinar a una francesa en Marruecos está siendo investigado por terrorismo

  • El presunto autor del asesinato también hirió a una ciudadana belga 

Un agente de policía de Marruecos en una imagen de archivo.

Un agente de policía de Marruecos en una imagen de archivo. / Agencias

1
Se lee en minutos
Marc Ferrà

El hombre detenido en Marruecos acusado de matar a una mujer francesa y herir a una belga está siendo investigado por la fiscalía antiterrorista marroquí, según ha informado una fuente oficial a la agencia EFE este lunes. El doble ataque se produjo este sábado en dos poblaciones al sur del país. Según informaron las autoridades, el detenido no tiene antecedentes penales aunque sí había ingresado en un centro psiquiátrico durante un mes.

El presunto responsable, de 31 años, mató a la ciudadana francesa con un hacha en una zona comercial de la ciudad de Tiznit. Tras huir, se desplazó a la costera ciudad de Agadir, a unos cien kilómetros, dónde atacó a un grupo de personas que se encontraban en un café del paseo marítimo y una ciudadana belga resultó herida. 

Según han explicado los medios locales, la víctima francesa tenía 79 años y vivía en un camping próximo a la ciudad de Tiznit. Esta región, a más de 300 kilómetros de Marrakech, es muy popular entre los turistas, especialmente la ciudad de Agadir, muy frecuentada por extranjeros y marroquíes durante el verano.

Investigación en secreto

Aparte que la Fiscalía antiterrorista marroquí investiga lo sucedido, se desconocen más detalles de las razones que motivaron este asesinato ni si el presunto responsable tenía vínculos con organizaciones terroristas. 

Noticias relacionadas

El último atentado mortal contra extranjeros en Marruecos fue a finales de 2018, cuando dos turistas escandinavas de menos de 30 años fueron degolladas en una población próxima al Monte Tubqal, en la cordillera del Atlas. Los tres responsables habían jurado lealtad al Estado Islámico y grabaron el momento del asesinato. La justicia marroquí los condenó a muerte, aunque en la práctica cumplen cadena perpetua, ya que hace 30 años que Marruecos no ejecuta la pena capital. También fueron condenados a diferentes penas de cárcel una veintena de personas más. 

Este episodio provocó un revuelo en la sociedad marroquí, aunque se trata de casos aislados, pues las fuerzas policiales marroquís y los servicios de inteligencia son considerados de los más efectivos de la región en la lucha contra el terrorismo. Según cifras oficiales, en el 2020 la justicia del país norteafricano abrió 126 procesos contra personas acusadas de terrorismo, prácticamente la mitad que el año anterior.