Crisis sanitaria global

El covid agranda y perpetúa la desigualdad en el mundo

Un informe de Intermón Oxfam refleja cómo en dos años de pandemia los 10 hombres más ricos del planeta han duplicado su fortuna

Los ingresos del 99% del planeta, en el mismo periodo, se han visto mermados, según el mimso informe de la oenegé

Las favelas Pavao-Pavaozinho en Copacabana, Río de Janeiro (Brasil).

Las favelas Pavao-Pavaozinho en Copacabana, Río de Janeiro (Brasil). / EFE/ Marcelo Sayão

4
Se lee en minutos
Montse Martínez
Montse Martínez

Periodista internacional

ver +

Si los diez hombres más ricos del mundo perdieran el 99,999% de su riqueza todavía seguirían siendo más ricos que el 99% de las personas del planeta. Es la escalofriante cifra planteada por el director de la oenegé Intermón Oxfam, Franc Cortada, para reflejar la magnitud de la desigualad creciente que campa por el planeta impulsada y desbocada por el covid, sin visos de frenar ni, mucho menos, de retroceder. No en vano el título escogido por la organización para su informe es La desigualdad mata, publicado en el marco de la "Agenda de Davos", del foro económico mundial.

Más cifras escalofriantes contenidas en el informe para abundar sobre lo mismo: cómo aumenta la riqueza de unos pocos mientras hay cada vez más pobres de solemnidad. La pandemia de covid, que ya supera los dos años, ha propiciado que los diez hombres más ricos del planeta hayan visto duplicar su fortuna mientras los ingresos del 99% de la humanidad se han visto mermados. Según la revista Forbes, a fecha de 30 de noviembre de 2021, los diez hombres más ricos eran Elon Musk, Jeff Bezos, Bernard Arnault y su familia, Bill Gates, Larry Ellison, Larry Page, Sergey Brin, Mark Zuckerberg, Steve Ballmer y Warren Buffet. Su fortuna, según el informe, se ha incrementado globalmente en 821.000 millones de dólares desde marzo del 2020. Estos diez hombres acumulan más riqueza que los 3.100 millones de personas más pobres del mundo.

Y si cada 26 horas surge un nuevo milmillonario en el mundo, las desigualdades contribuyen a la muerte de al menos una persona cada cuatro segundos, según consta en el informe de la oenegé con datos extraídos del Research Institute Credit Suisse referentes al 2021.

España, en la misma línea

Si se cierra el foco, España avanza en la misma línea. Tan sólo durante el primer año de pandemia, más de un millón de personas pasaron a encontrarse en situación de carencia material severa. Mientras, desde el inicio de la pandemia, los 23 principales milmillonarios españoles -personas cuyo patrimonio supera los mil millones- han visto crecer su riqueza un 29%.

En este contexto, la oenegé, en su vertiente de trabajar en el ámbito de la incidencia política, aboga por poner coto a estas aberrantes desigualdades. "Nunca ha resultado más urgente poner fin a unas desigualdades tan violentas y obscenas, rompiendo con la acumulación de poder y de riqueza extrema de las élites", plantea del director de Oxfam Intermon para añadir: "No hay marcha atrás, es el momento de impulsar medidas fiscales para redistribuir estos beneficios extremos y que se reintegren a la economía real para así salvar vidas".

El desigual acceso a las vacunas contra el covid es uno de los aspectos analizados. Miles de personas, según el informe, ha perdido la vida tras no haber accedido a tiempo a las vacunas porque no se han levantado las patentes. El informe plantea como hipótesis que si, por ejemplo, se aplicara un impuesto excepcional del 99% sobre la variación de la riqueza generada desde el comienzo de la pandemia por los diez hombres más ricos, serviría para producir suficientes vacunas para todo el mundo, así como para financiar servicios de salud y protección social universales, dotar de recursos las necesarias medidas de adaptación climática y reducir la violencia de género en más de 80 países. Y aun así, estos hombres seguirían teniendo 8.000 millones de dólares más que antes de la pandemia.

Más impuestos a los más ricos

El informe señala cómo las dos mayores economías del mundo (Estados Unidos y China) ya han comenzado a plantearse políticas para reducir las desigualdades, incluida la aplicación de mayores tipos impositivos a las personas ricas y de medidas para acabar con los monopolios. "Esto nos permite albergar cierta esperanza de que pueda surgir un nuevo consenso económico", argumenta el director de Oxfam Intermon para añadir: "La lucha contra la desigualdad debe ser un aspecto fundamental del rescate económico y los esfuerzos de recuperación".

Noticias relacionadas

"Los Gobiernos mundiales deben garantizar que las personas y empresas más ricas paguen los impuestos que en justicia les corresponden e invertir estos recursos recaudados en servicios de salud y protección universales, en medidas de adaptación al cambio climático y en prevención de la violencia de género, así como en asegurar un acceso universal a las vacunas contra el covid", refleja el informe.

Otro flanco que aborda el trabajo de Oxfam Intermon es el del deterioro de la situación en la que viven mujeres y niñas, así como personas en situación de exclusión y grupos racializados, en tanto que la pandemia abunda y se aprovecha de las desigualdades ya existentes. Con cada nueva ola de covid, las mujeres se vuelcan cada vez más en el cuidado en detrimento de un trabajo remunerado. En base a este retroceso, el informe refleja que se tardarán 135 años en recortar la brecha de género y no los 99 años calculados antes de la pandemia. En 2020, las mujeres perdieron 800.000 millones de dólares en ingresos, y hay13 millones menos de mujeres con trabaj oahora que en 2019. La riqueza conjunta de 252 hombres es mayor que la de los mil millones de mujeres y niñas que viven en África, América Latina y el Caribe.