Consejo Europeo

Los Veintisiete vuelven a chocar sobre las medidas para atajar el alza de precios de la luz

  • Polonia y la República checa bloquean una declaración común por no reflejar sus demandas sobre la reforma del sistema de comercio de emisiones y la taxonomía verde

  • El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lamenta la falta de acuerdo y admite que es un debate difícil y divisivo al que volverán en la cumbre de marzo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este jueves en el Consejo Europeo celebrado en Bruselas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este jueves en el Consejo Europeo celebrado en Bruselas. / KENZO TRIBOUILLARD / EFE

4
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE han vuelto a chocar este jueves sobre las medidas para atajar el alza de los precios de la luz. Pese a la larga y "emotiva" discusión, los Veintisiete no han conseguido cerrar un acuerdo sobre un documento de conclusiones que Polonia y la República checa, con un primer ministro saliente, han decidido bloquear por considerar que no reflejaba sus demandas sobre la reforma del sistema de comercio de derechos de emisiones de CO2 ni incluía una referencia a la taxonomía verde, una clasificación que debe presentar la Comisión Europea en los próximos días y que definirá si la energía nuclear y el gas entran dentro del catálogo de inversiones verdes.

"Desgraciadamente no hemos podido llegar a un acuerdo", ha lamentado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "Ha habido temas que se han cruzado en el debate y que tienen que ver con un cuestionamiento total y absoluto del mercado de comercio de emisiones por parte de algunos países y esto es totalmente inaceptable", ha explicado Sánchez que también ha lamentado el intento de incluir un párrafo sobre un tema tan divisivo como es la taxonomía, "que ha confrontado y ha hecho imposible llegar a un acuerdo". 

Pese a la falta de resultado, España no "tira la toalla" y seguirá luchando para mantener el debate vivo y que la Unión Europea de respuesta a un problema que considera europeo. Sánchez aterrizaba en Bruselas dispuesto a dejar claro que considera “insuficientes” las últimas propuestas de la Comisión Europea para abaratar el precio de la UE, que incluyen la posibilidad de realizar compras conjuntas de gas voluntarias con el objetivo de crear una reserva estratégica de la que echar mano en caso de problema de precios y abastecimiento. “Es una buena noticia pero es insuficiente. Continuamos con precios al alza en toda Europa y necesitamos revisar la forma en que se estructura la fijación de precios”, recordaba a su llegada al último Consejo Europeo del año.

“Es fundamental que la Unión Europea tome medidas y que las tome de forma más rápida”, ha defendido, satisfecho con que Bruselas haya asumido la idea española de realizar compras centralizadas de gas y una reserva estratégica, pero defraudado con la lentitud a la que avanzan los Veintisiete. Aunque España cuenta con aliados como Francia, Italia, Grecia, Rumanía, la reunión ha puesto de manifiesto de nuevo la fractura que genera el debate energético entre los Veintisiete. Entre quienes piden una revisión del mercado eléctrico profunda y del sistema de comercio de emisiones de CO2 y quienes consideran, como Países Bajos o Alemania, que la subida de precios es temporal, que las medidas deben ser a nivel nacional y que lo primero es esperar a los informes finales de la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) y la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA), que estarán en abril de 2022.

Reguladores europeos

Noticias relacionadas

“Una vez que los informes finales estén veremos si hay que cambiar alguno de los elementos que tenemos. Pero decidir hoy sería prematuro porque no tenemos toda la fotografía. Tenemos que disponer primero de todos los elementos sobre la mesa y eso será en primavera”, han insistido fuentes diplomáticas del norte de Europa. Según fuentes del Gobierno, los informes preliminares de los reguladores europeos son insuficientes y es necesario profundizar en dos elementos que no quedaban suficientemente reflejados en ellos. En primer lugar, la fijación de los precios de la luz, porque el sistema actual da señales negativas a los consumidores, afecta negativamente a las pymes y no incluye ningún mecanismo de emergencia ante episodios de máxima volatilidad de precios. Y, en segundo, para garantizar un sistema adecuado para la transición energética, algo que el actual no logra.

Aunque España ha presentado batalla, lo mismo que Francia, para reflejar un compromiso más firme, finalmente no ha sido posible. "Estábamos muy cerca de llegar a un acuerdo e instar a la Comisión Europea a ser más concisa y detallada en los informes que tienen que publicar en abril en lo relativo al funcionamiento del mercado de la electricidad y las respuestas a corto plazo ante el alza de precios, pero por desgracia ha habido Estados miembros que no han aceptado este acuerdo de mínimos que para nosotros era suficiente porque permitía continuar avanzando y han mezclado temas que no tenían nada que ver con el alza de los precios", ha afeado. Varsovia , por ejemplo, aspiraba a introducir un lenguaje más claro sobre la especulación en el mercado de emisiones y Praga el compromiso a que la taxonomía verde se defina antes de que finalice diciembre.