Alianzas en el Golfo

El primer ministro de Israel viaja por primera vez a Emiratos para unir fuerzas contra Irán

  • Bennett protagoniza un momento histórico al convertirse en el primer primer ministro de Israel en visitar Emiratos Árabes Unidos

  • El encuentro tiene lugar en medio de las preocupaciones por el estancamiento de las conversaciones con Irán

El primer ministro Naftali Bennett reunido con el jeque Mohammed bin Zayed al Nahyan.

El primer ministro Naftali Bennett reunido con el jeque Mohammed bin Zayed al Nahyan. / Europa Press

3
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

Las sonrisas de los mandatarios israelí y emiratí acompañan al más histórico apretón de manos. El primer ministro Naftali Bennett se ha reunido con el jeque Mohammed bin Zayed al Nahyan en su palacio en Abu Dhabi como parte de la primera visita oficial de un primer ministro de Israel a los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Bennett recoge así las semillas plantadas por Netanyahu y Trump hace más de un año con los pactos de normalización entre el Estado hebreo y nuevos socios árabes recogidos en los Acuerdos de Abraham.

“Nuestra cooperación brinda oportunidades económicas sin precedentes no solo para nosotros, sino para más países, lo cual es otro elemento para mejorar la estabilidad y la prosperidad en esta región”, ha presumido Bennett tras el encuentro. Más allá de la cooperación económica, el primer ministro israelí ha abordado durante la reunión con el gobernante de facto de Emiratos la amenaza compartida que representa Irán. Bennett se ha dirigido a los emiratís como sus “vecinos y primos” insistiendo en la “asociación y la amistad mutua” entre “los nietos del profeta Abraham”. 

Su visita, iniciada este domingo, tiene lugar en medio de las preocupaciones de Israel y sus aliados del Golfo por el programa nuclear de Irán. El diálogo entre Teherán y las potencias mundiales se estancó de nuevo la semana pasada. Durante su viaje de dos días, el primer ministro israelí también se ha reunido con el ministro de Industria y Tecnología Avanzada, el sultán Ahmed al Jaber, y el ministro de Cultura, Noura bint Mohamad al Kaabi. El hermano del príncipe heredero, el ministro de Exteriores Abdalá bin Zayed al-Nahyan, le recibió al aterrizar el domingo.

Israel observa preocupado las exigencias iranís frente a los negociadores en Viena. Irán ha exigido el alivio de las sanciones mientras acelera su programa nuclear. Aunque Israel no es parte de las conversaciones, ha enviado a su equipo diplomático y a sus jefes de defensa y espionaje para reunirse con aliados en Europa, Estados Unidos y Oriente Próximo en una campaña de presión para que adopten una posición más firme hacia Israel. 

Bennett ha pedido que se detengan las conversaciones, acusando a Teherán de “chantaje nuclear” y apuntando que usará los ingresos del alivio de las sanciones para reforzar un arsenal militar que puede dañar al Estado hebreo. A su vez, Emiratos ha tomado medidas para mejorar relaciones con Irán. La semana pasada, el jeque Tahnun bin Zayed, consejero de seguridad nacional, se reunió con el presidente iraní, Ibrahim Raisi, en Teherán. Raisi ha sido invitado a visitar EAU e incluso reunirse con MBZ. 

Acuerdos de Abraham

Noticias relacionadas

La reunión entre los líderes israelí y emiratí son una demostración de la fuerza de los Acuerdos de Abraham impulsados por los exmandatarios Donald Trump y Binyamin Netanyahu. Pese a un relevo en ambos países, los lazos entre Israel y sus nuevos socios árabes perduran en el tiempo. Estos pactos fueron condenados enérgicamente por los palestinos al romper décadas de consenso de la Liga Árabe contra el reconocimiento de Israel. 

Después de Emiratos, Bahréin, Sudán y Marruecos también se unieron a los Acuerdos. Hace unos meses, Arabia Saudí parecía ser el próximo en hacerlo pero la normalización no se ha dado. Ni un año después del establecimiento de relaciones diplomáticas, el ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid, inauguró el pasado junio la embajada de Israel en Emiratos. El viaje de Bennett llega en un momento tenso a nivel interno para el primer ministro, ya que un viaje al extranjero de su familia en medio de las restricciones de viaje por la nueva variante ha provocado un alud de críticas.