Tiroteo en EEUU

Detenidos los padres del joven acusado del tiroteo en el instituto de Míchigan

  • Los progenitores le compraron el arma y desoyeron las advertencias de la escuela sobre el errático comportamiento de su hijo

La fiscal Karen McDonald.

La fiscal Karen McDonald. / MANDI WRIGHT / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

3
Se lee en minutos
Europa Press

Los padres del adolescente estadounidense Ethan Crumbley, acusado de matar a cuatro compañeros de su instituto, en Míchigan, este pasado martes, en un tiroteo que dejó al menos otros siete heridos, han sido detenidos esta pasada madrugada tras una breve fuga después de conocer la presentación de cargos en su contra por homicidio involuntario. Ocurrió en el Oxford High School de Míchigan.

"Ambos están bajo custodia y pronto estarán de camino a la cárcel del condado de Oakland", ha declarado el sheriff adjunto del condado de Oakland, Mike McCabe, al 'Detroit Free Press'. "Enhorabuena a la Policía de Detroit y todas las demás agencias han colaborado", ha añadido.

James y Jennifer Crumbley fueron declarados como fugitivos a última hora del viernes después de que no se presentaran a la lectura de los cargos. El Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos publicó inmediatamente una recompensa por la información que condujera a sus arrestos.

La Fiscalía presentó los cargos contra los padres del joven tras argumentar que ignoraron mensajes amenazadores hallados en la habitación del joven. También le regalaron la pistola semiautomática con la que efectuó los disparos y desoyeron las advertencias de la escuela sobre el errático comportamiento de su hijo.

Ethan Crumbley ha sido acusado este miércoles de varios cargos, entre ellos cuatro de asesinato en primer grado, uno de terrorismo, siete de asalto con intención de matar y doce de posesión de un arma de fuego para cometer un delito.

Está acusado de las muertes de sus compañeros del centro, Justin Shilling, de 17 años; Hana St. Juliana, de 14; Madisyn Baldwin, de 17; y Tate Myre, de 16. Otras siete personas, entre ellas un profesor, resultaron gravemente heridas. 

Cuatro días antes

Las investigaciones sostienen que el autor de los disparos, Ethan Crumbley, utilizó la pistola que su padre había adquirido cuatro días antes de que se produjera la masacre en el Oxford High School. "La posesión de armas es un derecho, y ese derecho conlleva una gran responsabilidad", ha argumentado McDonald. Por ello, la fiscal ha presentado cuatro cargos de homicidio involuntario contra Jennifer y James Crumbley, quienes, tal y como han contado las autoridades, no solo no han cooperado con la investigación, sino que además tampoco han permitido que su hijo preste declaración, amparándose en las leyes del estado de Míchigan.

Noticias relacionadas

McDonald ha relatado que James Crumbley acudió junto a su hijo a la armería con la intención de comprar el arma para el joven. De acuerdo con la leyes de Míchigan, se pueden presentar cargos por homicidio involuntario si los fiscales consideran que se contribuyó a que se produjera el daño. En caso de ser hallados culpables, las penas pueden ser de hasta un máximo de quince años de prisión. La fiscal ha relatado a los medios que los padres fueron alertados de algunos comportamientos inquietantes y potencialmente peligrosos de su hijo, como cuando un profesor le sorprendió consultado información sobre municiones en su teléfono, o dibujando imágenes violentas.

Antes de comparecer ante los medios, McDonald ha contado en la MSNBC que se sospecha que el muchacho tenía "libre acceso" a la pistola. "Si tienes un arma y a sabiendas permites que alguien tenga acceso libre a ella, de quien tienes motivos para creer que podría usarla para lastimar a alguien, eso es intencional y es negligencia grave y hay muchas consecuencias penales para eso", ha dicho. No obstante, las autoridades estadounidenses no han logrado dar con el paradero de los Crumbley por el momento. Cuestionado sobre si los padres del estudiante están desaparecidos, el sheriff Michael Bouchard ha respondido "correcto".