Comicios en Centroamérica

La izquierdista Xiomara Castro se proclama ganadora de las elecciones presidenciales en Honduras

  • La candidata del partido Libertad y Refundación cuenta con el respaldo de la patronal hondureña

  • "Llamaré a un diálogo con todos los sectores de la nacionalidad hondureña para que podamos encontrar puntos de coincidencia", afirma

La izquierdista Xiomara Castro celebra con el signo de la victoria su ventaja en el recuento electoral.

La izquierdista Xiomara Castro celebra con el signo de la victoria su ventaja en el recuento electoral. / LUIS ACOSTA (AFP)

5
Se lee en minutos
Abel Gilbert

"Revertimos 12 años de lágrimas y de dolor en alegría. El sacrificio de nuestros mártires no fue en vano", dijo la candidata izquierdista Xiomara Castro tras proclamarse ganadora de las elecciones presidenciales en Honduras. Los 20 puntos de ventaja que le ha sacado a Nasry Asfura, el candidato oficialista, habilitaron la posibilidad de dirigirse al país como mandataria electa: "Iniciaremos una era de prosperidad, de solidaridad por medio del diálogo con todos los sectores, sin discriminación y sin sectarismo". De esta manera, Castro, quien se desempeñó como primera dama durante el Gobierno de su esposo, Manuel Zelaya, entre 2006 y 2009, se convertirá a partir del 27 de enero y a los 62 años en la única mujer al frente de un Gobierno en América Latina.

El escrutinio avanzaba este lunes a paso de tortuga: al cierre de esta edición, Castro obtenía el 53,61% de los votos frente al 33,87% de un Asfura que se aferraba a un milagro imposible. El Consejo Nacional Electoral de Honduras (CNE) dijo que en 30 días se conocerán los resultados definitivos. Más allá de las formalidades, Castro ya tuvo un respaldo de inequívoco. La Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT) la consideró legítima ganadora de una contienda que tuvo esta vez una importante participación, casi el 70% de las personas en condiciones de sufragar. "Estamos listos para trabajar de la mano en pro de la libre empresa y el pueblo hondureño", dijo la patronal, y la líder del partido Libertad y Refundación Partido (Libre) devolvió amabilidades: "Gracias CCIT, vamos a trabajar de la mano con el sector privado para mejorar el clima de inversión con el objetivo de generar empleo".

El aspirante a la presidencia del Partido Liberal (PLH), el ex convicto Yani Rosenthal, quedó lejos en tercer lugar. Este lunes felicitó a Castro. "Se terminó la pesadilla", dijo sobre los ocho años de administración de Juan Orlando Hernández (JOH).

El legado de JOH

Castro se dirigió a cada interlocutor con un tono distinto. El mensaje de cortesía a los empresarios se alternó con palabras más encendidas durante la celebración con los simpatizantes de Libre. "Fuera la guerra, fuera el odio, fuera los escuadrones de la muerte, fuera la corrupción, fuera el narcotráfico y el crimen organizado, no más pobreza". Su triunfo se explica como una expresión de hastío y rechazo a Hernández. Honduras ocupa el puesto 157 de 180 países percibidos como los más corruptos, según Transparency International. Durante los últimos ocho años, el país centroamericano fue transformado en una suerte de narco-Estado. JOH y su entorno son investigados por un tribunal en Nueva York, donde se les acusa de haber introducido cocaína en Estados Unidos. 

"La seguridad de un pueblo no se descuida ni un segundo. ¡Hoy puedo decirles misión cumplida!", dijo JOH en las redes sociales cuando ya sabía que Asfura había quedado fuera de carrera. Habló para sí mismo y sobre una Honduras inexistente. La gestión de JOH concluye con números calamitosos: la economía cayó un 9% en 2020 como consecuencia de la pandemia y de dos potentes huracanes que golpearon la zona. Este año, el crecimiento será de 4,5%. Millones de personas viven con 5,5 dólares al día. La pobreza del 80% expulsa a las familias más allá de sus fronteras, y con dudoso destino hacia Estados Unidos, desde donde son deportados por miles.

Los desafíos que vienen

El mensaje de las urnas ha sido concluyente: la crisis que se abrió con la conjura contra Zelaya, 12 años atrás, se cierra por medio de los votos. "El pueblo, hoy nos ha premiado. Le tiendo la mano a mis opositores porque no tengo enemigos. Llamaré a un diálogo con todos los sectores de la nacionalidad hondureña para que podamos entonces encontrar puntos de coincidencia y que estos nos permitan conformar las bases mínimas para el próximo gobierno", dijo Castro.

Noticias relacionadas

Ella ha prometido no tropezar con las mismas piedras que provocaron la caída política de su esposo. Pero, a la vez, reiteró, durante su alocución en la noche del domingo, su deseo de llevar adelante una reforma política para que Honduras profundice su democracia, un modo oblicuo de poner sobre la mesa la necesidad de reformar la Constitución. "Vamos a entregar alma, vida y corazón para poder garantizar una patria diferente, una patria justa, equitativa. Una Honduras libre e independiente con la capacidad de poder darle respuestas a tantas necesidades".

Caracas y La Habana

"A 12 años del golpe de Estado contra el hermano Manuel Zelaya, el pueblo de Morazán retoma el camino de la esperanza otorgándole una histórica victoria a la presidenta electa, Xiomara Castro. La Patria Grande celebra el triunfo de la democracia y la paz en Honduras. ¡Felicidades!". La entusiasta salutación de Nicolás Maduro fue inmediata. Lo mismo que la del cubano Miguel Díaz Canel. Para algunos analistas políticos, esos mensajes son indicios de cuáles serán los principales aliados regionales de la mandataria electa. Otros especialistas creen que es apresurado asociar a Castro con La Habana y Caracas o con un resurgir bolivariano, aunque la misma Castro haya cerrado su primer discurso tras los comicios con "hasta la victoria siempre", una consigna acuñada en la isla en los años 60. A lo largo de su campaña, ella no ha dejado de subrayar que su horizonte es el de un "socialismo democrático a la hondureña".

Otro de los interrogantes que se abre paso a estas horas está relacionado con el papel que desempeñará su esposo a partir de su toma de posesión. Cuando el 28 de junio de 2009 Zelaya fue derrocado por un golpe de Estado, Castro abandonó el lugar del protocolo y se lanzó a las calles a defenderlo. Disputó dos veces la presidencia. En su tercer intento logró el objetivo buscado desde hace 11 años. Zelaya ha repetido que será Xiomara la que gobernará ese castigado país y que no será la sombra oculta del poder.

Temas

Honduras