CONTROL DE SALUD

¿Qué es una colonoscopia, la prueba que ha obligado a Joe Biden dejar la presidencia de EEUU 85 minutos?

Biden perdona a los pavos de Acción de Gracias, tras someterse a la colonoscopia.

Biden perdona a los pavos de Acción de Gracias, tras someterse a la colonoscopia. / EFE / MICHAEL REYNOLDS

3
Se lee en minutos
EFE

El presidente estadounidense, Joe Biden, está "sano", "fuerte" y es "apto" para cumplir con su función de presidente de Estados Unidos, ha afirmado su médico después de que se sometiera a un chequeo de salud. El presidente, que el sábado cumple 79 años, toma tres medicamentos prescritos y dos sin receta, añade.

En comparación con su último chequeo, de diciembre de 2019, Biden presenta una mayor rigidez al caminar y su frecuente tos se debe a un reflujo gastroesofágico, detalla. El médico Kevin O'Connor, después del chequeo, atribuye estos cambios a dolencias sin la mayor gravedad. Constata una neuropatía (problema de los nervios) "leve" que afecta a los pies y secuelas de una fractura que explican que camine de forma más rígida. Atribuye su tos frecuente al reflujo gastroesofágico.

Este chequeo también incluyó una colonoscopia bajo anestesia, que obligó a Biden a traspasar sus poderes durante una hora y 25 minutos a la vicepresidenta Kamala Harris, quien se convirtió brevemente en la primera mujer en tener prerrogativas presidenciales en la historia de Estados Unidos.

La colonoscopia fue "tranquilizadora", afirma el médico que atiende a Biden desde hace 13 años.

Mediante este examen médico se puede visualizar el intestino grueso, en el que se encuentran el colon y el recto. Permite detectar enfermedades como el cáncer de colon, por lo que los expertos recomiendan someterse a este estudio a partir de los 50 años. Es una prueba de imagen invasiva en la que se introduce un tubo -el endoscopio- a través del ano para explorar el intestino grueso. Requiere de una limpieza intestinal previa.  Además de herramienta diagnóstica, puede servir para tratar algunas enfermedades en el colon. Suele durar poco más de 15 minutos.

Otros datos de la salud de Biden

El informe revela datos como que el presidente de Estados Unidos mide 1m 82, pesa 83 kilos, usa lentillas, no fuma ni bebe y practica deporte cinco veces por semana.

El chequeo también enumera las afecciones benignas que padece, aparte de sus problemas gástricos y de movilidad: "fibrilación auricular no valvular", una afección cardíaca "estable" bajo tratamiento, un alto nivel de lípidos en sangre, que también trata, alergias y artritis.

A su regreso a la Casa Blanca después de este chequeo, el presidente demócrata cumplió, visiblemente satisfecho, con la tradición de indultar a dos pavos antes del Día de Acción de Gracias, llamados Peanut Butter (mantequilla de maní) y Jelly (mermelada) en homenaje a un sándwich muy popular.

Después de un discurso salpicado de bromas y entrecortado por los cloqueos de las dos aves, un sonriente Biden posó para fotografías y bromeó con los niños en la rosaleda de la Casa Blanca. "Mi chequeo transcurrió muy bien", dijo a los periodistas. "Me siento bien", agregó.

Biden es el presidente más viejo de la historia de Estados Unidos y ha hecho público que prevé presentarse a un nuevo mandato en 2024, pero se especula con que podría renunciar a ello debido a su edad. Biden ha prometido transparencia sobre su estado de salud. Algunos partidarios de Donald Trump no pierden la ocasión de sembrar dudas públicamente, de forma más o menos indirecta, sobre su salud física y su lucidez.

Noticias relacionadas

En 1988 tuvo un grave problema de salud: fue trasladado de urgencia al hospital tras la rotura de un aneurisma y se llamó a un sacerdote para que le diera la extremaunción.

Si Biden no se presenta a la reelección, Harris, de 57 años, sería la candidata natural de los demócratas, aunque hasta ahora la mayoría de los observadores hace un balance mitigado de su mandato como vicepresidenta.

Temas

Joe Biden