Refugiados a las puertas de la UE

¿Qué está pasando en la frontera de Polonia y Bielorrusia? Las 5 claves del conflicto

Un hombre con un niño llora, mientras espera cerca de Narewka, en la frontera. / AFP / WOJTEK RADWANSKI

3
Se lee en minutos
Ricardo Mir de Francia
Ricardo Mir de Francia

Periodista

ver +

La crisis migratoria en las lindes entre Polonia y Bielorrusia se ha agudizado en los últimos días, con la llegada hasta las fronteras polacas de un mínimo de 2.000 inmigrantes, que habrían sido escoltados hasta allí por las autoridades bielorrusas. Las gélidas temperaturas nocturnas que imperan en la región y la agresiva respuesta polaca, que está impidiendo a los migrantes que puedan solicitar asilo, preocupa a las organizaciones de derechos humanos. Algunas fuentes sostienen que al menos ocho inmigrantes han muerto mientras esperaban para tratar de cruzar la frontera.

¿Cuál es la situación en la frontera entre ambos países?

Las autoridades polacas afirman que unos 200 inmigrantes fueron detenidos el martes tras atravesar la demarcación irregularmente. Una pequeña cifra de los más de 2.000 que, según la Comisión Europea, esperan en las inmediaciones y de los cerca de 5.000 que, según las autoridades polacas, aguardan agazapados en los bosques cercanos. Muchos de ellos huyen de los conflictos de Oriente Próximo y otros llegan desde África.

En los últimos días se han sucedido los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad polacas, a medida que algunos inmigrantes trataban de tumbar las vallas y las alambradas con palos y tenazas, ayudados, según algunas fuentes, por agentes bielorrusos. Es una misión como mínimo complicada. Polonia tiene actualmente a 15.000 militares y policías desplegados en la frontera, una cifra que ha ido aumentando con los días.

¿Cuál es la posición de la Unión Europea y la OTAN?

Tanto Polonia como la UE y la Alianza Atlántica acusan al régimen bielorruso de haber manufacturado la crisis al permitir a los migrantes que aspiran a entrar en el espacio comunitario que viajen hasta Minsk, desde donde están siendo transportados hasta las fronteras polacas por las autoridades del país comunista. Unos y otros consideran que Lukashenko trata de desestabilizar a sus países vecinos por dar cobijo a la perseguida oposición bielorrusa y a la UE, por hacer sancionado a su régimen por la represión con la que aplastó las masivas protestas del 2020, desatadas a raíz del fraude electoral que sirvió a su presidente para perpetuarse en el poder.

Hace medio año el déspota bielorruso, que lleva en el poder desde 1994, ya amenazó con permitir la entrada de drogas, material radioactivo e inmigrantes irregulares en la UE, tras afirmar que no impediría a los migrantes de “países abusados por Occidente” entrar en el bloque comunitario. Bruselas ha suspendido parcialmente su acuerdo de visados con Bielorrusia y se prepara para ampliar las sanciones al régimen, según Reuters.  

¿De dónde vienen los inmigrantes?

Entre los grupos que esperan en la frontera abundan los iraquís, afganos y sirios, así como de países africanos como Camerún o la República Democrática del Congo. A tenor de sus cánticos en la frontera, su intención no es quedarse en Polonia o Lituania -- adonde también están llegando—sino viajar hasta Alemania. Muchos de ellos están llegando hasta Minsk en vuelos desde Estambul, Dubai o Damasco. Unos 40 vuelos semanales conectan la capital bielorrusa con los tres nodos mencionados. Solo en octubre, un total de 17.000 migrantes sin papeles trataron de entrar en Polonia desde Bielorrusia.

¿Cómo están reaccionando las autoridades polacas?

Polonia está afrontando la crisis con enorme dureza. Su Gobierno ultranacionalista ha declarado el estado de emergencia, una figura jurídica que está utilizando para negar la ayuda humanitaria a los inmigrantes, impedir que puedan solicitar el asilo como refugiados y prevenir que la prensa pueda acceder a algunos de los pasos fronterizos. A finales del mes pasado, sus autoridades aprobaron la construcción de un muro fronterizo para blindar las lindes entre ambos países, un frontera de unos 400 kilómetros.

Las oenegés acusan a sus fuerzas de seguridad de golpear a los migrantas con las culatas de sus rifles, dispararles con pistolas taser y confiscar sus pertenencias. Lituania también ha declarado el estado de emergencia en las últimas horas.

¿Qué están haciendo las organizaciones humanitarias?

Las oenegés y agencias humanitarias están tratando de ayudar a los refugiados, pero se están topando con enormes dificultades para acceder hasta los campamentos fronterizos. Una coalición de organizaciones polacas pidió esta semana a su Gobierno que cree un corredor humanitario para el acceso de trabajadores humanitarios, medicinas y periodistas hasta la frontera. Denuncian que no se están respetando los principios básicos de la ley humanitaria y no se está permitiendo a los refugiados solicitar asilo en Polonia.