1 millón de euros al día

Polonia asegura que el país "no puede, ni debe" pagar la multa impuesta por la justicia europea

  • El TJUE acusa a Varsovia de incumplir una sentencia europea anterior que le obliga a suspender el régimen disciplinario que impone a los jueces

La Eurocámara durante una votación.

La Eurocámara durante una votación. / EFE / OLIVIER HOSLET

1
Se lee en minutos
EP

El ministro de Justicia y fiscal general de Polonia, Zbigniew Ziobro, ha indicado este jueves que el país "no puede, ni debe" pagar la multa de 1 millón de euros diarios impuesta por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por considerar que el Gobierno ha incumplido una sentencia europea. "El Estado polaco, igual que todo ciudadano, no debe obedecer a una disposición arbitraria", ha dicho antes de matizar que "Polonia no puede ni debe pagar ni un solo zloty".

Así, ha subrayado que como ministro de Justicia insistirá en que el país tome la decisión de no pagar la multa, según ha informado el diario 'Gazeta Wyborcza'. "No podemos sucumbir a sanciones ilegales", ha matizado al tiempo que ha destacado que "solo los débiles están bajo presión".

Amenaza a la independencia judicial

El TJUE ha impuesto la última multa millonaria después de considerar que Polonia incumple una sentencia europea anterior que le obliga a suspender el régimen disciplinario que impone a los jueces del país y que la UE considera una amenaza para la independencia judicial.

Noticias relacionadas

El pasado julio, la justicia europea dictó la suspensión cautelar de la controvertida corte disciplinaria del Tribunal Supremo polaco pero las autoridades nacionales ignoraron el fallo, razón por la que la Comisión Europea volvió a denunciar el caso y reclamó una sanción financiera. Según la corte europea, la nueva sala disciplinaria de la Corte Suprema polaca creada en el marco de la nueva reforma "no ofrece las garantías de imparcialidad e independencia" porque "no es inmune a las influencias directas o indirectas del poder legislativo y el ejecutivo polaco". El TJUE menciona en concreto el hecho de que el proceso de nombramiento de los jueces de la Corte Suprema, incluidos los de la sala disciplinaria, está esencialmente determinado por un organismo, el Consejo Nacional de la Magistratura, que ha sido reorganizado por el ejecutivo y legislativo polaco y cuya independencia "puede generar dudas legítimas".

Varsovia mantiene desde hace tiempo que trabaja en una nueva reforma para antes de que acabe el año y que entre los cambios figura la supresión del régimen disciplinario denunciado por Bruselas. Sin embargo, el pulso entre el Gobierno polaco y las instituciones de la UE se tensó aún más cuando el Tribunal Constitucional polaco puso en duda la primacía del Derecho europeo.