Auto judicial

El TJUE impone una multa de 1 millón de euros al día a Polonia por vulnerar la independencia de los jueces

  • La máxima corte europea sostiene que la sanción es necesaria para evitar un daño grave e irreparable al orden jurídico europeo

  • El ministro de Justicia polaco, Sebastian Kaleta, califica la decisión de "usurpación" y "chantaje"

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, este miércoles durante su visita oficial a París.

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, este miércoles durante su visita oficial a París. / LUDOVIC MARIN (AFP)

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea da un paso más en su batalla judicial contra Polonia. El vicepresidente Lars Bay Larsen ha emitido este miércoles un auto en el que condena al país a pagar una multa diaria de 1 millón de euros por no haber suspendido la aplicación de algunas disposiciones nacionales sobre la sala disciplinaria de los jueces. Según sostiene el TJUE, suspender las disposiciones y cumplir con la sentencia del pasado 14 de julio "es necesario para evitar un daño grave e irreparable al orden jurídico de la UE y a los valores en los que se basa la Unión, particularmente el Estado de derecho".

La sanción, que se aplicará hasta que el Gobierno polaco cumpla con las disposiciones de la sentencia, responde a la petición cursada el pasado 7 de septiembre por la Comisión Europea que decidió recurrir de nuevo a la más alta instancia judicial europea, tras constatar el incumplimiento por parte de Varsovia de las medidas cautelares impuestas a mediados de julio. En aquella ocasión, los jueces europeos dictaminaron que el nuevo régimen disciplinario al que están sujetos los jueces del Tribunal Supremo polaco (Gad Najwyzszy) y los jueces ordinarios, que entró en vigor en febrero de 2019, no es conforme con el derecho europeo. En primer lugar porque los jueces nacionales polacos se exponen a un procedimiento sancionador por haber decidido plantear una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la UE, lo que atenta contra su derecho o su obligación de cuestionar a la corte polaca.

"Dudas legítimas"

"No ofrece las garantías de imparcialidad e independencia" porque "no es inmune a las influencias directas o indirectas del poder legislativo y el ejecutivo polaco", concluye la sentencia que apuntaba concretamente al hecho de que el proceso de nombramiento de los jueces de la Corte Suprema, incluidos los de la sala disciplinaria, estuviera determinado por un organismo, el Consejo Nacional de la Magistratura, reorganizado por el ejecutivo y legislativo polaco y cuya independencia podría "generar dudas legítimas".

La sentencia también dictaminó que el régimen disciplinario permite tipificar como falta disciplinaria el contenido de las decisiones judiciales adoptadas por jueces de la jurisdicción ordinaria, lo que según el TJUE podría utilizarse para ejercer un control político sobre las decisiones judiciales o para ejercer presión sobre los jueces con el fin de influir en sus decisiones y socavar la independencia de los tribunales. Además, los jueces europeos consideraron que Polonia no ha garantizado que los casos disciplinarios incoados contra los jueces de los tribunales ordinarios se examinen en un plazo razonable y no ha garantizado el respeto de los derechos de defensa de los jueces acusados, socavando así su independencia.

Medidas insuficientes

Noticias relacionadas

Según la orden de este jueves, de los documentos depositados ante el Tribunal de Justicia "no se desprende que las medidas adoptadas por Polonia sean suficientes para garantizar la ejecución de las medidas provisionales en cuestión". Además, el vicepresidente recuerda que un Estado miembro "no puede invocar disposiciones, prácticas o situaciones imperantes en su ordenamiento jurídico interno para justificar el incumplimiento de las obligaciones derivadas de la legislación de la UE y que dichas obligaciones "son vinculantes para todas sus autoridades, incluidos los tribunales".

Se trata de la segunda multa que el TJUE impone a Polonia desde el inicio del curso escolar. A finales del pasado mes de septiembre la corte ya impuso una multa diaria de 500.000 euros hasta que las autoridades cierren una mina de carbón que se encuentra limítrofe con la frontera de la República checa y a la cual el Gobierno de Mateusz Morawiecki extendió el permiso de actividad hasta 2026. La decisión enfadó al Gobierno checo que decidió recurrir la decisión por no haber realizado un estudio de impacto. La sentencia de este miércoles añade un elemento más al pulso que mantienen Bruselas y Varsovia entorno a la reforma de la justicia polaca y la independencia judicial. El ministro de justicia polaco, Sebastian Kaleta, ha calificado la decisión del TJUE, de quien dice "ignora la Constitución polaca y las sentencias del Tribunal Constitucional", de "usurpación" y "chantaje".