Extrema derecha europea

Le Pen se reúne con Orbán en Budapest, nuevo lugar de peregrinación de la ultraderecha

  • El primer ministro húngaro recibe a la líder de la Reagrupación Nacional, pocas semanas después de haberlo hecho con su rival Éric Zemmour

  • Ambos pretenden unificar a los ultras en un solo grupo político en el Parlamento Europeo y apoyarse de cara a las ajustadas elecciones en Francia y Hungría

Marine Le Pen y Viktor Orbán se estrechan la mano.

Marine Le Pen y Viktor Orbán se estrechan la mano. / EFE

3
Se lee en minutos
Enric Bonet

Budapest, nueva etapa imprescindible en la peregrinación de los líderes de la ultraderecha. Marine Le Pen se reunió este martes con el primer ministro húngaro, el ultranacionalista y conservador Viktor Orbán. Aunque pueda parecer sorprendente, representa uno de los primeros encuentros cara a cara entre estos dos tótems de la extrema derecha europea.

Durante los últimos años, el líder del Fidesz había evitado posicionarse al lado de Le Pen. Pero tras la salida de su partido del Partido Popular Europeo (PPE, derecha), no escondió su cercanía con la extrema derecha francesa con el objetivo de configurar un grupo único de los ultras en el Parlamento Europeo y apoyarse de cara a las elecciones de abril de 2022, que se auguran ajustadas tanto en Francia como en Hungría.

Orbán desplegó una alfombra roja y recibió a Le Pen con los honores de una jefa de Gobierno. Ambos se reunieron en el antiguo monasterio de los Carmelitas, dónde se encuentra la oficina de Orbán, al lado de la orilla del Danubio. Eclipsada en esta precampaña por la irrupción del polemista xenófobo Éric Zemmour, la líder de la Reagrupación Nacional (RN) buscaba con esta visita construirse una imagen de dirigente capaz de gobernar, pese a su reputación de eterna perdedora y el miedo (comprensible) que genera en muchos franceses.

De hecho, este encuentro en la capital húngara ha tenido lugar pocas semanas después de otra visita a Hungría de Marion Maréchal-Le Pen -sobrina y rival política de Marine en la misma familia ultra- y Zemmour, quien competirá probablemente con Le Pen para aglutinar a la extrema derecha gala en las presidenciales del año que viene. "Respetamos al pueblo francés y no pensamos que tengamos que posicionarnos a favor de alguien en concreto", dijo Orbán durante una rueda de prensa conjunta con Le Pen, al ser preguntado sobre si prefería a la candidata de la RN o al polémico periodista condenado dos veces judicialmente por racismo.

Noticias relacionadas

"Hungría está en la vanguardia" del combate de los ultras

"Hungría está en la vanguardia del combate por la libertad de los pueblos", declaró Le Pen sobre un país que aprobó hace pocos meses una ley que prohíbe hablar de manera positiva en las escuelas sobre la homosexualidad y la transexualidad. También explicó a la prensa que el dirigente magiar "contempla de manera positiva continuar con el trabajo conjunto para constituir quizás un gran grupo en el Parlamento Europeo". Desde que el Fidesz abandonó el PPE en marzo, los distintos partidos ultras negocian unificarse bajo un mismo grupo. Y así acabar con su actual división entre Identidad y Democracia de Le Pen y Matteo Salvini y los Conservadores y Reformistas de Vox y la derecha nacionalista polaca.En julio ya firmaron todos ellos un manifiesto conjunto para promover su "Europa de las naciones", en que resultaba evidente la influencia creciente del neoconservador Orbán. "Durante los últimos años, el universo de las ultraderechas europeas ya no se fija tanto en los partidos clásicos (RN, FPO austríaco y el PVV holandés), sino sobre todo en los gobiernos de Hungría y Polonia", explica a EL PERIÓDICO Guillermo Fernández, profesor en la Universidad Carlos III y autor del libro ¿Qué hacer con la extrema derecha en Europa? El caso del Frente Nacional. "Hasta el punto que el lepenismo, que en un momento pudo considerarse una vanguardia" de los ultras, ahora ha dejado de serlo y "se encuentra desasistido y abandonado" ideológicamente, sostiene este politólogo. Esta fascinación por Orbán y los polacos de Ley y Justicia (PiS) también se está reflejando en las actuales rivalidades internas en el campo de la ultraderecha en Francia e Italia. De la misma manera que Giorgia Meloni está avanzando a Salvini por su derecha, algo parecido sucede con Zemmour y Le Pen. La dirigente de Hermanos de Italia y el polemista francés defienden el mismo ultranacionalismo y xenofobia que Le Pen y Salvini, pero se diferencian de ellos por una visión más neoliberal en lo económico y conservadora en lo social (igualdad entre hombres y mujeres, derechos de minorías, etc). Una nueva mutación de la extrema derecha que parece tener el viento en popa, sobre aquel procedente del este de Europa.