Tensión por las obras de arte

Ámsterdam deberá devolver los Tesoros de Crimea a Ucrania

  • Un tribunal establece la devolución de la colección de objetos históricos de oro que Crimea prestó a los Países Bajos antes de ser anexionada por Rusia

Objeto de oro del siglo I a.C. prestado por museos de Crimea a los Países Bajos

Objeto de oro del siglo I a.C. prestado por museos de Crimea a los Países Bajos / AFP

1
Se lee en minutos
EFE

Un tribunal de Ámsterdam sentenció este martes que Ucrania debe ser la receptora de la colección de objetos de oro históricos prestados a Países Bajos por unos museos de Crimea en febrero de 2014, antes de que esta región fuera anexionada por Rusia.

Los Tesoros de Crimea, que se exhibieron en el Museo arqueológico Allard Pierson de Ámsterdam, fueron prestados por cuatro museos de Crimea, pero al haberse anexionado esta región por Rusia cuando las piezas estaban aún en Países Bajos, la pinacoteca neerlandesa no sabía a quién debía devolver los objetos y los conservó a la espera de claridad.

La Corte de Ámsterdam ratificó hoy una sentencia anterior de 2016, que ya dictaminó que la colección debería devolverse a Ucrania, pero los museos de Crimea apelaron el fallo ante el Tribunal del Distrito de Ámsterdam.

Crimea no es un Estado soberano

El tribunal opinó entonces que los Tesoros de Crimea, que estaban en 2014 repartidos entre cuatro pinacotecas diferentes conocidas como “Los Museos de Crimea”, pertenecen a Ucrania porque "la República Autónoma de Crimea no es un Estado soberano". Además, subrayó que en el momento en el que el tesoro fue prestado al museo holandés "los objetos eran parte del Estado ucraniano" y se consideran "herencia" de Kiev.

Crimea denunció a Kiev por "intento de robo" de la colección e insistió en que debía ser devuelta a sus museos; mientras, Ucrania acudió a Interpol para exigir la búsqueda internacional de la colección.

Noticias relacionadas

El tesoro, que consta de más de 2.000 piezas valoradas en más de un millón de euros, fue expuesto en Ámsterdam entre los meses de febrero y agosto de 2014 como parte de la exposición "Crimea: oro y secretos del mar Negro".

Además, después de la sentencia de hace casi seis años, el Gobierno ruso advirtió de que ya no permitiría préstamos de piezas de colecciones rusas a los museos neerlandeses si los Museos de Crimea perdían la apelación a ese fallo. Si Rusia cumple ahora con su amenaza, se podría crear un problema importante para el Hermitage de Ámsterdam, que exhibe piezas de la colección del museo homónimo de San Petersburgo. El fallo de hoy todavía puede ser recurrido ante el Tribunal Supremo de Países Bajos.