Indignación popular

Los bomberos de Nueva York salen a la calle en contra de la vacunación obligatoria

Algunos manifestantes declararon que no estaban en contra de la vacuna, sino del hecho de que fuera indispensable

Manifestación en contra de la vacunación obligatoria en Nueva York

Manifestación en contra de la vacunación obligatoria en Nueva York / David Dee Delgado/EPC

2
Se lee en minutos
AFP

Varios miles de empleados de la ciudad de Nueva York, en su mayoría bomberos -dos quintas partes de los cuales no están vacunados contra el covid-, se manifestaron el lunes en el puente de Brooklyn para protestar contra la vacunación obligatoria anunciada la semana pasada por la oficina del alcalde.

"Imprescindible ayer, desempleado hoy"

En medio de una multitud compacta, mayoritariamente masculina, que acudió a decir "no" a quienes encarnan para ellos "el fin de la libertad", apelando al presidente estadounidense Joe Biden y el alcalde demócrata de Nueva York, Bill de Blasio. Así, proclamaron con pancartas: "¿Te preguntan si estás vacunado cuando pides ayuda?", "Imprescindible ayer, desempleado hoy".

Todos los empleados de la ciudad fueron llamados a marchar a través del puente de Brooklyn y hasta el Ayuntamiento, pero los bomberos fueron los más numerosos, reconocibles por sus camisetas del parque de bomberos, en las que a veces aparecían los nombres de sus compañeros fallecidos en los atentados del 11 de septiembre.

Según el Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY), la tasa de vacunación fue del 60% entre sus empleados el lunes (unos 17.000 en total), muy por debajo de la media de los adultos de Nueva York (84%).

Manifestación en contra de la vacunación obligatoria en Nueva York

/ David Dee Delgado/EPC

En contra de la obligación

Entre los manifestantes, recelosos de los periodistas, y en medio de muchas banderas americanas y lemas pro-Trump, John, un bombero de 35 años, explicó que no estaba en contra de la vacuna, sino del hecho de que fuera obligatoria. "Nunca querría que nadie se sintiera obligado a revelarme su información sanitaria", dice, declinando dar su nombre.

Adriane Williams, de 43 años, una oficinista del FDNY, dice que no se vacunará, aunque le cueste su trabajo. "Tengo que elegir entre mi trabajo y mi vida, y elegiré mi vida", dice, a pesar de que las vacunas son consideradas muy seguras por todos los expertos y los efectos secundarios son en su mayoría leves. "Pero no debería estar obligada a tomar esta decisión", continuó, diciendo que tenía miedo de perder su trabajo y encontrarse "sin nada", "después de haber servido durante 19 años".

Después de los profesores y los trabajadores de la salud en septiembre, cuya tasa de vacunación supera ahora el 95%, Nueva York amplió el requisito de vacunación a los 160.000 empleados de la ciudad, 46.000 de los cuales no habían recibido la primera inyección hasta la semana pasada.

Noticias relacionadas

Incentivos para vacunarse

Así, el sindicato de la policía de la ciudad anunció inmediatamente que impugnaría la decisión en los tribunales. Y, para motivar a los más reacios, el ayuntamiento prometió una bonificación de 500 dólares en su nómina a los que recibieran su primera dosis antes del 29 de octubre. Una vez transcurrido este plazo, a los que no cumplan se les suspenderá inicialmente la paga.