Operación de captura

Cae 'Otoniel', el narcotraficante más poderoso de Colombia

  • Dairo Antonio Úsuga David dirigía el Clan del Golfo, responsable del envío de toneladas de cocaína a Estados Unidos

  • También se le acusa de asesinar a numerosos policías y líderes sociales como parte de su estrategia de terror

Imagen distribuida por el Ministerio de Defensa de Colombia que muestra a ’Otoniel’, en el centro, tras su captura.

Imagen distribuida por el Ministerio de Defensa de Colombia que muestra a ’Otoniel’, en el centro, tras su captura.

4
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

El presidente colombiano Iván Duque ha logrado un importante triunfo político con la captura de Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel", el narcotraficante más buscado de Colombia. El número uno de la banda criminal del Clan del Golfo fue apresado en el marco de una operación conjunta de la policía y las Fuerzas Armadas en el noroeste del país. Ha sido, según Duque, el "golpe más duro que se ha dado al narcotráfico en este siglo". El mandatario ha dicho que el impacto de la llamada Operación Osiris "solo es comparable con la caída de Pablo Escobar", en 1993. Úsuaga es un "asesino de policías, soldados y líderes sociales. Además, reclutador de menores y con una demencia que lo llevó a abusar a niños, niñas y adolescentes", ha dicho el presidente colombiano.

José Obdulio Gaviria, senador por el partido del Gobierno, ha equiparado la captura con el asesinato del argentino-cubano Ernesto Che Guevara por parte de miembros del Ejército boliviano, en octubre de 1967. La captura tuvo lugar en la zona rural de El Totumo, en el municipio de Necoclí, en el golfo de Urabá, en el noroeste de Colombia, donde surgió el Clan del Golfo, que luego se extendió por otras regiones del país.

Las andanzas de "Otoniel" terminaron cerca del municipio Necolí, donde nació y desplegó sus actividades criminales desde finales de la década del ochenta. Se había iniciado en la guerrilla del EPL como menor de edad. En 1991 se desmovilizó. Tenía 19 años cuando se sumó a la formación paramilitar de extrema derecha Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (AUC), de Carlos Castaño. En 2005, bajo la primera presidencia de Álvaro Uribe, “Otoniel” volvió a desmovilizarse como parte del acuerdo del Gobierno de derechas con la AUC. Con los años, "Otoniel" se convirtió se vinculó con una estructura disidente paramilitar dedicada al narcotráfico conocida como Los Urabeños. Cuando ese grupo fue desarticulado, en 2009, "Otoniel" lo reorganizó bajo el nombre del Clan del Golfo.

Según el Gobierno, esa facción criminal es responsable del envío de toneladas de cocaína a Estados Unidos, así como de montar una red criminal dedicada a cobrar extorsiones a empresarios y comerciantes en la región de Urabá, fronteriza con Panamá, y en la costa Atlántica principalmente. "Otoniel" tiene más de un centenar de procesos abiertos en la justicia colombiana y la Interpol lo buscaba con circular roja.

Años de búsqueda

La Operación Osiris es el resultado de una pesquisa de años durante los cuales fueron arrestados 3.000 narcotraficantes, entre ellos cinco integrantes de la primera línea de mando. Previamente, en 2015, el Gobierno del expresidente Santos había lanzado la operación Agamenón para cercarlo. Se emplearon entonces tres mil hombres de las fuerzas de seguridad y se ofrecieron suculentas recompensas. Un oficial de alto que estuvo involucrado en la búsqueda de "Otoniel" lo ha descrito a medios de prensa colombianos como "un hombre muy primario, con un poder basado en su capacidad de ajusticiamiento de gente desleal".

El resultado de la Operación Osiris ha sido saludado por políticos de distintas vertientes, como el precandidato liberal a la presidencia Juan Fernando Cristo. "Felicito al Gobierno del Pdte. Iván Duque por la captura de "Otoniel", máximo líder del Clan del Golfo. "Otoniel" debe rendir cuentas ante la justicia por los cientos de crímenes cometidos bajo su mando. Las victimas merecen justicia", ha escrito, por su lado, en Twitter el director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco.

El futuro del Clan del Golfo

Noticias relacionadas

Tras el triunfal anuncio de Duque, diversos especialistas en cuestiones de seguridad coincidieron en señalar que la captura de "Otoniel" no termina con las actividades delictivas del Clan del Golfo. La suerte de su jefe, dijo el portal 'La silla vacía', "está lejos de ponerle final" a un grupo criminal al Clan del Golfo que "está en expansión en varias regiones del país". Sin su líder, "se abre ahora una panorama de incertidumbre, con un vacío de poder y la posible fragmentación de una estructura que, incluso con Úsuaga a la cabeza, no funcionaba con un mando central".

Las autoridades estiman que Jovanis de Jesús Ávila Villadiego, alias 'Chiquito Malo', quedaría al frente de la organización. "Es un golpe importante, se trata de quien ha sido considerado uno de los cerebros, pero hay toda una línea de mandos medios que se van a reorganizar”, ha señalado en ese sentido Camilo González Posso, director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).