Incidente en Riazán

Un incendio en una planta química de Rusia causa al menos 16 muertos

  • Los primeros indicios sobre las causas del siniestro apuntan a un error humano en el manejo de explosivos

Los bomberos trabajan en las labores de extinción tras la explosión en la planta de fabricación de pólvora y productos químicos de Riazán, este viernes.

Los bomberos trabajan en las labores de extinción tras la explosión en la planta de fabricación de pólvora y productos químicos de Riazán, este viernes. / MINISTERIO DE EMERGENCIAS RUSO (AFP)

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

Un incendio, precedido de una potente deflagración, ha destruido por completo una planta de fabricación de explosivos en la región de Riazán, a más de dos centenares de kilómetros al este de Moscú, y ha causado al menos 16 fallecidos. Aunque las autoridades han evitado por el momento especificar de forma oficial el origen de la tragedia, fuentes bien informadas han asegurado a la agencia TASS que la explosión inicial se produjo debido al incumplimiento de las normas técnicas en el manejo de este tipo de materiales por parte del personal.

Los talleres de trabajo han quedado completamente destruidos, y tan solo se mantiene en pie una única construcción. La catástrofe se produjo pasadas las 8.00 horas (una hora menos en España) en un edificio de una planta donde se almacena la pólvora. Los cadáveres de las víctimas han sido hallados por los equipos de rescate, y el fuego, a media mañana, había sido completamente extinguido. Un total de 170 miembros de los bomberos han sido despachados al lugar de los hechos. El ministro interino de Situaciones de Emergencia, Aleksándr Chuprian, ha acudido esta mañana a la región de Riazán. En un vídeo de un automovilista, se pudo ver el momento en que una potente llamarada destruía la instalación, mientras los automóviles se detenían.

Los locales afectados por el fuego pertenecían a Elastik, una empresa considerada como "estratégica", según su página web, y vinculada a Rostec, un conglomerado de empresas tecnológicas controlado por el Estado. Tras su bancarrota, hace ya seis años, son utilizados por otras empresas del sector. Se hallaban emplazados en la localidad de Lesnoy, a unos 270 kilómetros al este de la capital rusa. "No hay peligro para la población", ha asegurado en un comunicado el Ministerio ruso para las Situaciones de Emergencia.

Baile de cifras

El Gobierno regional de Riazán había informado en un principio de la existencia de 15 muertos, aunque las agencias rusas de información han elevado la cifra total de decesos a 16, después de que uno de los heridos falleciera en el hospital como consecuencia de las quemaduras sufridas. En el momento de la explosión, se hallaban en el interior de la fábrica un total de 17 personas, con lo cual una persona aún se halla desaparecida.

Noticias relacionadas

El Comité de Investigación, órgano equivalente a la Fiscalía en España, ha anunciado la apertura de una investigación por "violación de las reglas de seguridad en un sitio peligroso", lo que confirmaría las sospechas iniciales de incumplimiento de las normativas técnicas. Este tipo de tragedias, originadas por errores humanos o infraestructuras anticuadas, son relativamente frecuentes en Rusia. Una de las que mayor impacto tuvo en los últimos años se produjo en la localidad de Kémerovo, en el centro de Siberia. Un total de 64 personas, entre ellas cuatro decenas de niños, perdieron la vida durante un incendio en un centro comercial para menores de edad.

El enfado popular fue entonces en aumento a medida que se fueron conociendo los detalles de la tragedia a través de la prensa independiente: salidas de emergencia bloqueadas, alarmas antiincendios que no funcionaron, personal que abandonó a su suerte a los niños... Tras las primeras manifestaciones de protesta, el presidente Vladímir Putin viajó hasta la ciudad siberiana para atajar la ira popular. Y es que la tragedia cuestionaba el sistema político implantado por él en Rusia en las últimas dos décadas: la implementación de las normas de seguridad son competencia de las autoridades regionales, pero éstas, por lo general, no son escogidas en razón de su competencia, sino de su lealtad al Kremlin.