Ralentización

Frenazo del crecimiento económico chino en el tercer trimestre

  • Los expertos apuntan como principales causas a las crisis energética e inmobiliaria

Grúas de construcción en el distrito económico de Pekín.

Grúas de construcción en el distrito económico de Pekín. / THOMAS PETER (REUTERS)

1
Se lee en minutos
EFE

China, la segunda mayor economía mundial, ha visto ralentizado su crecimiento en el tercer trimestre de 2021 debido a los problemas del sector inmobiliario o la crisis de suministro energético. Así, el gigante asiático creció un 4,9% en comparación con el mismo período del año anterior, lo que representa su segundo peor dato desde que en 2010 comenzó a publicarse información trimestral.

Según los expertos, el frenazo económico se debe a la crisis derivada de los precios de la energía y a la falta de confianza en el industria inmobiliaria, cuyo mayor representante en el país es la promotora Evergrande, que con su caída ha debilitado notablemente el sector de la vivienda.

Las autoridades chinas hablan de un entorno "complejo y duro" a nivel doméstico e internacional, con más "incertidumbres" en este último, y aunque confían en que la economía sigue manteniendo su tendencia a la recuperación tras la pandemia, advierten de que ésta todavía es "inestable y desigual".

Racionamiento energético

Si bien el gasto de los consumidores se recuperó después de los rebrotes de la variante delta durante el mes de agosto, la producción industrial sufrió un duro golpe a causa de problemas en el suministro de carbón, principal fuente de energía en el país y a los altos precios de ese material, que se han traducido en políticas de racionamiento energético en algunas importantes zonas de producción.

Un portavoz de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) china aseguró este lunes que el impacto de la escasez de electricidad sobre la economía es "temporal" y que está "bajo control".

Noticias relacionadas

Por otra parte, la incertidumbre en el sector inmobiliario ante los problemas de deuda del gigante Evergrande continuó en septiembre, mes en el que los analistas estiman que se redujo la inversión en activos fijos, especialmente en segmentos como las nuevas construcciones o las ventas de viviendas.

A pesar de todo, el Banco Central Chino y el Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticinan la economía del país crecerá en torno a un 8%, superando así el objetivo marcado por el Ejecutivo de más de un 6%.