Unión Europea

Manifestación en Varsovia en apoyo de los migrantes retenidos en la frontera bielorusa

  • Los manifestantes exigen el fin del muro que el Gobierno polaco ha levantado para frenar el alud de pasos de la frontera

Una migrante iraquí con sus dos hijos, permanece retenida por la policía de fronteras de Polonia después de cruzar desde Bielorrusia, el pasado 14 de octubre.

Una migrante iraquí con sus dos hijos, permanece retenida por la policía de fronteras de Polonia después de cruzar desde Bielorrusia, el pasado 14 de octubre. / KACPER PEMPEL (REUTERS)

1
Se lee en minutos
Europa Press

Miles de personas han salido este domingo a las calles de Varsovia para exigir al Gobierno polaco que conceda el asilo para los inmigrantes afganos, sirios, iraquíes y de otros países atrapados en la frontera con Bielorrusia; y suspenda inmediatamente su plan para levantar un muro entre ambos países. Los organizadores de la movilización, entre ellos el colectivo de las feministas y el grupo Lambda Warszawa, piden a las autoridades que "cesen la torturas en la frontera" tras la muerte, durante las últimas semanas, de varios refugiados en esa zona.

"Las autoridades de Polonia ya hace casi dos meses que toman medidas que han provocado la muerte de al menos seis personas que buscaban refugio en el país y en Europa. Peligra la vida de otros cientos de personas que buscan cruzar los bosques fronterizos. Entre ellos se encuentran niños pequeños", indicaron los organizadores en un comunicado.

Asimismo, los manifestantes, que han coreado consignas como "vergüenza", "No a las torturas en la frontera" y "Somos un país humanista", se detuvieron frente a la sede del Parlamento para denunciar que los guardias fronterizos polacos, en violación de las leyes y los principios internacionales de la asistencia humanitaria, impiden a los inmigrantes solicitar asilo, no les prestan ayuda médica y llevan ilegalmente a los refugiados a la frontera con Bielorrusia.

El muro

Noticias relacionadas

La protesta tiene lugar después de la decisión del Gobierno polaco de construir una valla de alambre de espino en la frontera con Bielorrusia que, incluso planea además sustituir con una estructura más permanente.. Según la guardia fronteriza, solo el pasado viernes hubo 592 intentos de cruzar de manera ilegal la frontera entre Bielorrusia y Polonia. Esta semana, el Parlamento polaco ha enmendado una ley que permite a los guardias fronterizos locales expulsar a gente que cruce la frontera de manera ilegal, una decisión que según ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, afecta al derecho de la gente a buscar asilo.

Varsovia acusa al Gobierno bielorruso de impulsar el flujo migratorio en la frontera como medida de represalia por las sanciones impuestas por la Unión Europea contra el presidente, Alexander Lukashenko, tras las polémicas elecciones de agosto de 2020.