Vista judicial en Alemania

El nazi de 100 años juzgado por su complicidad criminal se niega a declarar

Josef Schutz, guardián en un campo de concentración, solo respondió al juez cuestiones personales

Un miembro de las SS, que ahora tiene 100 años, está siendo juzgado en Brandeburgo, por delitos cometidos como guardia de seguridad en el campo de concentración de Sachsenhausen. 

Un miembro de las SS, que ahora tiene 100 años, está siendo juzgado en Brandeburgo, por delitos cometidos como guardia de seguridad en el campo de concentración de Sachsenhausen.  / ANNEGRET HILSE (REUTERS)

2
Se lee en minutos
Afp

Un alemán de 100 años, que fue guardia de un campo de concentración en los años 40, se ha convertido el jueves en la persona de más edad juzgada por presuntos crímenes nazis, pero no declarara ante el tribunal sobre las presuntas atrocidades cometidas.

Josef Schutz, excabo primero de la división "Totenkopf" (cabeza de muerto) de las SS, es acusado de "complicidad en la muerte" de 3.518 prisioneros en el campo de concentración de Sachsenhausen, cerca de Berlín, entre 1942 y 1945.

El juicio comenzó el jueves por la mañana en Brandenburg an der Havel, al este de Alemania, en presencia del acusado, que necesita un andador para caminar y comparece en libertad. El anciano escondió su rostro de la prensa con ayuda de una carpeta azul.

Su abogado, Stefan Waterkamp, explicó que su cliente "no se expresará" sobre los hechos que se le imputan. "El acusado no hablará, solo dará información sobre su situación personal", dijo el letrado.

El acusado respondió con voz clara al presidente del tribunal cuando le preguntó su nombre y situación personal. Dijo que vivía en la región de Brandeburgo, cercana a Berlín, que era viudo desde 1986 y explicó con orgullo que iba a "celebrar su 101º cumpleaños el 16 de noviembre".

Solo una hora de audiencia

La audiencia, la primera de 22, duró una hora debido a la avanzada edad del acusado, que se cansa fácilmente. La sesión se dedicó a leer una parte de las 134 páginas del acta de acusación por parte del fiscal, Cyrill Klement. Josef Schutz tenía 21 años cuando comenzaron los hechos que se juzgan.

Desde que fue abierto, en 1936, hasta su liberación por los soviéticos, el 22 de abril de 1945, por el campo de Sachsenhausen pasaron unos 200.000 prisioneros, principalmente opositores políticos, judíos y homosexuales. Decenas de miles de ellos murieron de agotamiento debido a los trabajos forzados y a las crueles condiciones de detención.

"Algo puede pasar"

El deseo del acusado de no pronunciarse sobre los hechos, lo que implica una negativa a pedir perdón, provocó el disgusto de los presentes. "Estoy muy afectado. Hace casi 80 años perdí a mi padre y este tipo es un mal hombre, un asqueroso que se niega a aceptar la posibilidad de ser culpable", dijo a la AFP Antoine Grumbach, de 79 años, cuyo padre, resistente francés, fue asesinado en Sachsenhausen en 1944.

Noticias relacionadas

Thomas Walther, abogado de 11 de las 16 partes civiles de este juicio, se mostró más optimista: "Para los denunciantes, el hecho de que se haya presentado al juicio es ya algo positivo (...) Algo puede pasar, tal vez un hombre así llegue a la conclusión de que antes de morir quiere explicarse sobre su pasado", confió.

En los últimos 10 años, Alemania ha juzgado y condenado a cuatro exmiembros de las SS, al extender a los guardias de los campos y a otros ejecutores de las órdenes nazis la acusación de complicidad por asesinato, para ilustrar así la severidad de su justicia, considerada sin embargo tardía por las víctimas.