Tensión diplomática

Johnson plantea a Macron a "restablecer la cooperación" tras la crisis de los submarinos

  • Macron responde al británico que queda a la espera de sus "propuestas"

Macron y Johnson durante la cumbre del G-7 en Cornualles, el pasado 11 de junio.

Macron y Johnson durante la cumbre del G-7 en Cornualles, el pasado 11 de junio. / PHIL NOBLE (REUTERS)

1
Se lee en minutos

Los socios de Francia que han protagonizado la crisis de los submarinos siguen intentando recomponer las relaciones diplomáticas con el Elíseo. Si el miércoles fue el presidente de EEUU, Joe Biden, quien conversó por teléfono con el mandatario francés, Emmanuel Macron, este viernes ha sido el turno de Boris Johnson. El primer ministro británico, también en una charla telefónica, trasladó a Macron su deseo de "reestablecer la cooperación" entre ambos países, según indicó París en un comunicado.

La citada crisis estalló el pasado 15 de septiembre, cuando EEUU, Australia y el Reino Unido firmaron un acuerdo de defensa -bautizado AUKUS, el acrónimo de los tres países- por el cual Washington y Londres ayudarán a Canberra a desarrollar submarinos de propulsión nuclear. La contrapartida fue la cancelación del contrato que Australia había firmado con Francia para la construcción de submarinos convencionales valorado en unos 56.000 millones de euros. París reaccionó llamando a consultas a sus embajadores en Washington y Canberra.

"Valores comunes"

Johnson ha instado a Macron a recuperar la cooperación conforme a los "valores comunes" en temas como el cambio climático, la región indopacífico o la lucha contra el terrorismo. Macron le ha contestado que "espera sus propuestas", según añade la escueta nota del Elíseo.

Noticias relacionadas

Si bien París reaccionó al agravio llamando a consultas a sus embajadores en Washington y Canberra, prefirió ignorar al Ejecutivo de Londres. En opinión de Francia, el Reino Unido ha actuado de forma "oportunista" en este asunto.

Las relaciones a ambos lados del Canal de la Mancha se han degradado en los últimos meses a consecuencia de la aplicación del acuerdo del Brexit, en materia de pesca principalmente, o por el control de los migrantes que llegan a las costas británicas desde Francia.