Pugna entre dos países

Nueva pelea entre Argelia y Marruecos; las claves de una larga enemistad

El rey de España, Felipe VI, y el de Marruecos, Mohamed VI, en una imagen de archivo.

El rey de España, Felipe VI, y el de Marruecos, Mohamed VI, en una imagen de archivo.

3
Se lee en minutos
Montse Martínez
Montse Martínez

Periodista internacional

ver +

Argelia ha cerrado su espacio aéreo a todos los aviones civiles y militares de Marruecos en lo que constituye un nuevo enfrentamiento en el histórico contencioso en entre los dos países del Magreb. La medida supone que al menos 15 vuelos semanales operados por la compañía aérea marroquí Royal Air Marroc que pasan por cielo argelino deban ser redirigidos por otras zonas del Mediterráneo. Las rutas más afectadas son las que se dirigen a Túnez, Turquía y Egipto. En el trasfondo de la confrontación se encuentra el Sáhara Occidental -Marruecos defiende su soberanía y Argelia acoge al Gobierno saharaui en el exilio-. A continuación, unas claves explicativas del origen de las diferencias entre los países vecinos y cómo pueden afectar al suministro de gas a España.

Ruptura de relaciones

La decisión de cerrar el espacio aéreo se produce apenas un mes después de que Argel anunciara la ruptura de relaciones diplomáticas con Rabat. Una ruptura, por otra parte, esperada después de que Marruecos normalizara sus lazos con Israel e intensificara sus sus maniobras internacionales para eliminar cualquier negociación sobre el Sáhara Occidental que no incluya el reconocimiento explícito de la soberanía marroquí. Hay múltiples momentos de fricción; el más reciente, la visita el 11 de agosto del ministro israelí de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, a la capital marroquí, donde lanzó duras críticas contra Argelia.

Potencias regionales rivales

Las relaciones entre los países vecinos del norte de África, potencias rivales que luchan por imponer su influencia en toda la región del Sahel y el África Occidental, se caracterizan por la tensión desde que Argelia lograra la independencia de Francia en 1962. En el inicio del siglo XXI, y tras una década sumida en una cruenta guerra civil con los movimientos radicales islámicos que causó miles de muertos, Argelia se convirtió en la potencia principal en la zona de la mano del entonces presidente recién fallecido, Abdelaziz Buteflika.

Apoyado por el poder económico y la influencia en Europa que le ofrecen sus amplias reservas de petróleo y gas, el régimen militar argelino, que siempre ha estado en la órbita de Rusia, medió con éxito en los distintos conflictos del Sahel, una región con la que comparte una amplia frontera, en la que crece el yihadismo y la pobreza y que es objeto de especial preocupación para la UE. Sin embargo, el ictus que el mandatario sufrió en 2013, la decisión del régimen de mantenerlo en el poder pese a que estaba físicamente incapacitado y la crisis económica sistémica que produjo el desplome del precio del petróleo en 2014 contribuyeron al declive de Argelia en favor de Marruecos.


Noticias relacionadas

Suministro del gas argelino a España

Argelia es el principal país proveedor de gas natural para España, todavía vía Marruecos, a través del gasoducto Magreb-Europa. La tubería tiene una capacidad de unos 8.000 millones de pies cúbicos de gas y es una de las fuentes esenciales para el suministro energético a España y la Unión Europea.A raíz de la ruptura de relaciones entre los dos países vecinos, el Gobierno argelino desveló a finales de agosto que el suministro a la Península no se verá afectado pero se realizará a través del gasoducto Medgaz, que une al país norteafricano directamente con España a través del mar de Alborán. El cambio de recorrido está previsto para el mes de octubre.

Conflicto del Sáhara Occidental

A pesar de que los contenciosos entre Marruecos y Argelia son múltiples y de diversa tesitura, el conflicto del Sahara Occidental siempre subyace. El territorio, que según la ONU no tiene un estatus fijado, es reivindicado por Marruecos frente a los objetivos independentistas del Frente Polisario, que cuentan con el apoyo de Argelia. No en vano, en suelo argelino se encuentran los mayores campos de refugiados saharauis así como un Gobierno en el exilio.